(1+)786-408-4760
contacto@sobretaekwondo.com

Artículo
5 Dic 2020

El factor tiempo en el otorgamiento de grados en las artes marciales. (Parte II)

En el presente artículo se continúa tratando el proceso de otorgamiento de los grados a los maestros de artes marciales, analizado desde el punto de vista científico para comprender su lógica teórico-metodológica; y consecuentemente se pertinencia y utilidad práctica.

Durante la primera parte de esta publicación se abordo el tema de los referentes para el otorgamiento, y se pudo constatar que no existen los perfiles que indiquen las particularidades del modelo ideal que debe tener la persona en cada grado, contra el cual se realiza el análisis compasivo para decidir si realmente cumple con las exigencias, o no, de cada grado; y, en consecuencia, poder decidir de una manera justa, objetiva y homogénea, el estándar para cada caso. Esa carencia induce a errores de subjetivismo, que de inicio atenta en contra de su credibilidad, por lo cual la correspondiente recomendación constituyó la necesidad de establecer los mencionados perfiles.

En esta parte se sigue tratando el mismo tema, y de la misma manera, pero precisando la atención en los requisitos y normativas de evaluación relacionados con el factor tiempo, por se este el primer aspecto que se valora, y muchas veces al que mas importancia se le adjudica.

DESARROLLO:

En relación con el tiempo, en el proceso de otorgamiento de grados de las artes marciales se observan dos aspectos: las edades preestablecidas para la obtención de cada grado, y el tiempo preestablecido de permanencia en el grado actual para poder promover al inmediato superior. Al respecto se pudo constatar las siguientes situaciones resaltantes:

El valor numérico adjudicado tanto a la edad para recibir un grado, como el tiempo de permanencia en el grado anterior, son en muchos casos extremadamente largos. Ello atenta contra la pertinencia (o sea, que demuestre que está adecuadamente diseñado y que en la práctica funciona de manera adecuada) del proceso, lo cual se demuestra mediante los siguientes sustentos:  

En primer lugar, desde el punto de vista de la asequibilidad, todo proceso de evaluación y categorización (como corresponde a este caso) tiene que dar la posibilidad a que todas las personas involucradas puedan acceder a los más altos niveles. Esa situación muchas veces no se cumple, ya sea porque las personas han demostrado cumplir con todos los requisitos, y consecuentemente merecer el nuevo grado, pero deben esperar a tener la edad requerida. En ese caso valdría la pena preguntarse si, a efectos de lo que el arte marcial (y la sociedad) espera e la persona, su edad es más importante que lo que pudo aprender y desarrollarse, y lo que puede aportar gracias a ellos.  En ese mismo sentido, muchas veces se ha observado que la persona, merecedora del grado, llega a fallecer por longevidad, no pudiendo recibir el grado en vida, pero si de manera póstuma.

En segundo lugar, dese el punto de vista de su lógica, en la mayoría de los casos tanto la edad preestablecida para cada grado, como el tiempo de permanencia en el grado anterior; son más largos que las maestrías y doctorados. En ese caso, y sin subvalorar la importancia de los grados, se cree oportuno realizar una simple comparación. 

Para realizar una maestría o un doctorado, que duran entre dos y cuatro años, él participante tiene que recibir y demostrar dominio de una importante cantidad de cursos científicos actualizados, debe dominar dos (o tres) idiomas, debe publicar artículos novedosos e inéditos  en revistas oficiales y debe realizar una investigación mediante la cual identifique un problema de su especialidad profesional que tenga impacto social, proponer una alternativa de respuesta a ese problema, y demostrar que esa alternativa constituye una respuesta real ante ese problema. En ese caso, y una vez más con mayor respeto, valdría la pena preguntarse si para promover a un grado dan hay que cumplir exigencias mayores a esas, para que amerite una edad y un tiempo más prolongado.

Otros aspectos que refutan la determinación de adjudicar un rol determinante o condicionante al factor tiempo de manera estandarizada con respecto al otorgamiento de un grado marcial, son los siguientes:

No todas las personas comienzan a practicar a la misma edad, si tampoco la enseñanza se correlaciona con su desarrollo evolutivo.

No todas las personas tienen la misma predisposición, ni interés ni voluntad entre otras cualidades, motivo por el cual no progresan al mismo ritmo.

Pensando dese la dimensión profesional, en la actualidad internacional ya no se prioriza tanto la eficacia ni efectividad, sino la eficiencia; o sea, no solo hacer l cosas bien ni hacerlas mejor que otros; sino hacer bien y mejo que otros, pero con menos tiempo, esfuerzo y recursos. Eso no solo hace mas productivo y rentable al trabajador, sino que en ese sentido se busca un trabajador (en este caso maestro de artes marciales) con esas condiciones, pero con menos edad, para tenerlo a su servicio por un mayor periodo de tiempo.

Finalmente, pero no por ello menos importante, y dado el caso que las edades y tiempos constituyeran un factor determinante en el atoramiento de un grado, porque así la realidad lo demandara; entonces seria imprescindible determinar con exactitud que edad y que tiempo es el indicado para cada grado. Ese es otro aspecto que realmente atenta contra ese paradigma, por cuanto, aun cuando la mayoría de las instituciones marciales internacionales cuentan con prácticamente el mismo programa de formación (que incluye los contenidos a aprender y desarrollar en cada grado); el valor numérico que adjudican a la edad y tiempo para cada grado no solo no coincide entre ellas, sino que la diferencia entre ellas es muy amplia, lo cual a todas luces indica un tratamiento de ese tema sin el adecuado conocimiento de causa.

CONCLUSION:

De acuerdo con el análisis realizado, el factor tiempo no debe ser determinante para el tornamiento de un grado marcial, como si lo debe ser el nivel de desarrollo integral alcanzado por la persona.

RECOMENDACIONES:

Rediseñar los sistemas y procesos de otorgamiento de grados en las artes marciales, restando (o eliminando) la importancia del factor tiempo; y revalorizando los factores relacionados con el desarrollo y desempeño de la persona.

NECESARIAS PALABRAS FINALES:

Somos conscientes que romper paradigmas es difícil, por cuanto presupone inducir a las personas a que piensen, y consecuentemente actúen, de un modo distinto. En ese caso estamos seguros de que este planteamiento no será coincidente con la mayoría, pero esperamos que los criterios en contra tengan el mismo sustento y respeto que el nuestro; ya que solo de ese modo se podrá encontrar la mejor alternativa para las artes marciales, sus practicantes y la sociedad.

BIBLIOGRAFIA

La misma que en la primera parte.

Dr. Roberto Gonzalez

Exclusivo para www.sobretaekwondo.com

Déjenos sus comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Alert: Content is protected !!