(786)-408-4760
contacto@sobretaekwondo.com

Artículo
7 Sep 2009

La formulación de objetivos y sus principio en Taekwondo.

Los objetivos en el taekwondo guían y orientan a los instructores y practicantes en el proceso de preparación deportiva. Estos pueden ser marciales, físico, técnicos, táctico, teórico, psicológicos, educativos, entre otros. Lo importante es tener bien claro que es lo que se desea alcanzar, y redactarlo con precisión. Una práctica deportiva sin objetivo es como naufragar en un barco a la deriva.

Hemos notado que existen deficiencias en la redacción de objetivos en el proceso de entrenamiento de los taekwondistas, ya sea por que se omiten los mismos, o porque se redactan y derivan erróneamente.

Al introducirnos en el tema que nos ocupa, lo haremos partiendo de la siguiente pregunta:

¿Qué es un objetivo?

La palabra objetivo proviene del idioma latín: obiectus, que es en realidad un compuesto de dos palabras, ob (prefijo que significa encima o sobre) e iacere (lanzar, tirar). Esta etimología implica que un objetivo es aquello que se lanza hacia una posición concreta y precisa. Por ello pueden considerarse como sinónimo de objetivos, las palabras meta, propósito, fin y misión.

Los objetivos son en pocas palabras la meta o propósito que se desea alcanzar en un tiempo determinado. La formulación de un objetivo debe de responder a las siguientes preguntas concretas ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? y ¿Dónde? se desea lograr. (A. Álvarez 2002)

Los objetivos deben ser:

  • Medibles: deben cuantificarse.
  • Comprensibles: sencillos y claros.
  • Comprometedores: obligatorios.
  • Motivadores: impulsan a su consecución.
  • Factibles: posibles de lograr.

A continuación explicaremos 6 principios que le ayudaran a formular más claramente los objetivos y hacer llegar lo que se pretende alcanzar de la manera más eficaz posible a los estudiantes.

  1. Principio de la precisión.

Los objetivos deben fijarse, de forma tal, que tanto usted como sus estudiantes entiendan de forma exacta que es lo que se quiere lograr. Debemos evitar la formulación de objetivo de forma vaga, quedando expuestos ser entendido de distintos modos por distintos estudiantes. Por tanto, los objetivos se deben fijar siempre que sea posible cuantitativamente con cifras de cantidades o redactar de forma clara y precisa lo que se desea alcanzar.

Ejemplo: Incrementar la efectividad de las acciones de ataque por asaltos de combate en un 5% con relación al evento pasado que fue de 13%.

  1. Principio de la flexibilidad.

La prevención es un arma para el futuro, pero el cambio es un elemento constante y permanente del proceso de entrenamiento y enseñanza. Recuerden siempre que la vida es más rica que cualquier teoría, esto nos obliga a enunciar objetivos flexibles que se puedan ajustar a los cambios internos y del entorno. Los objetivos rígidos, inflexibles poseen la limitación de que no permiten ajustarse a las necesidades imprevistas.

Por ejemplo; se puede observar flexibilidad, cuando se formula un objetivo que valora la efectividad  de las acciones de ataques, pero no se especifica si estos son ataques directos o indirectos, con pierna adelantada o atrasada, simple o combinada, con la pierna izquierda o derecha, dirigida a la cabeza o al peto, con patada de giro o sin giro.

Desde el punto de vista físico la falta de flexibilidad en el objetivo se puede ver en el siguiente ejemplo; Desarrollar la capacidad aerobia general realizando 6 vueltas a la pista en 13 min.

A pesar de que este objetivo está claramente formulado, carece de flexibilidad. Les pregunto ¿Qué pasa si ese día llueve intensamente y los estudiantes no pueden salir de su gimnasio?

En este sentido sería más factible formular el objetivo de la siguiente manera; “Desarrollar la resistencia aerobia general por 13 min a una intensidad estable de 150 pulsaciones por minutos.

En este ejemplo, se puede variar la actividad y cumplirse dentro del gimnasio. Por ejemplo; saltar cuerda o jugar soccer.

  1. Principio de la participación.

En la fijación de los objetivos y en la determinación de los resultados que se esperan, deben de participar todos los implicados. La fijación del objetivo hecha por diversas personas que poseen puntos de vistas distintos y complementarios enriquece la eficacia de estos, ya que se toman en cuenta diversos criterios y enfoques.

Es un axioma el que ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros juntos. Por tanto resulta mucho más factible elaborar objetivos, cuando dentro de una acción común los integrantes ocupan posiciones diferentes, porque uno puede ver lo positivo y lo general mientras el otro pude ver lo sintético y lo particular en detalles. De esta forma todos los miembros sienten el grado de comprometimiento con lo que se quiere alcanzar.

Ejemplo: A nivel de selecciones nacionales de Taekwondo es de vital importancia reunir al entrenador técnico con el preparador físico, el metodólogo y hasta el propio atleta en el caso de objetivos individuales.

  1. Principio del realismo.

Los objetivos deben de tener un fundamento realista. El objetivo debe ser alcanzable y al mismo tiempo ser un reto para los atletas. Cuando se fijan objetivos sumamente elevados, se pasa del terreno real-posible a la utopía al considerar las dificultades que presentan el logro, las personas que lo persiguen se desaniman y pueden llegar hasta la frustración.

Cuando se establecen objetivos muy fáciles de alcanzar, que de alguna manera ya se ha estado logrando con anterioridad. El practicante no se sentirá incentivado para entrenar. Recordemos que “El ser humano se motiva para alcanzar cumbres, no se arrastra en la mediocridad”.

Por ejemplo, no puede ser real exigir un 5 % de incremento de efectividad frente al Campeón Olímpico, cuando su porciento de referencia fue a nivel nacional frente a contrarios de menos nivel.

En este caso de debe elaborar una tabla de rivales por niveles, clasificar a cada uno de los posibles oponentes para tenerla en cuenta a la hora de formular objetivos. A esto se le llama objetividad, explicado en el siguiente principio.

  1. Principio de la objetividad.

Para alcanzar objetivos eficaces se necesita realizarlos sobre bases cuidadosamente estudiadas con fundamentos de la realidad. Fijar objetivos por apreciaciones puramente subjetivas, es obviamente casi inútil. Por ello, al establecer los objetivos, es necesario de algún modo basarse en las consideraciones sobre lo que es factible o no, y así determinar sobre hechos, lo que puede mejorarse.

  1. Principios de la compatibilidad.

Este principio se refiere a la interrelación de todos los objetivos que presenta el programa de enseñanza o entrenamiento.

Retomando el ejemplo de principio de participación. El preparador físico del equipo debe de trazar objetivos que contribuyan a los objetivos técnicos y tácticos. Por lo tanto, debe existir una estrecha relación entre todo el colectivo de entrenadores, de manera que cada uno de los objetivos tributen al objetivo general de la preparación.

En el proceso de enseñanza los objetivos deben ser compatibles horizontal y verticalmente entre sí. Esto quiere decir que los objetivos del aprendizaje de las formas de Taekwondo y el accionar táctico competitivo en las edades tempranas deberían estar muy vinculados entre sí.

Esperamos que esta explicación le facilite primeramente determinar lo que realmente quiere lograr con sus estudiantes cada día de clase, así como que sus pupilos estén conscientes de lo que realmente se persigue, y se esmeren en cumplirlo.

Bibliografía

  1. Clases recibidas en la Maestría en Entrenamiento Deportivo. Modulo Pedagogía.

Libro de Combinaciones tecnicas de Taekwondo por Alain Alvarez
MsC. Alain Alvarez

Exclusivo para www.sobretaekwondo.com

Déjenos sus comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Alert: Content is protected !!