(786)-408-4760
contacto@sobretaekwondo.com

Artículo
19 Jul 2018

La periodización del entrenamiento en taekwondistas pioneriles (11 – 12 años).

La periodización del entrenamiento es uno de los procesos más complejos e investigados dentro del entrenamiento deportivo en nivel de alto rendimiento. Sin embargo, no disminuye su complejidad e importancia cuando se trata de atletas en el nivel de base, de hecho se complejiza más cuando se analizan las características de los mismos y una gran cantidad de variables ajenas a tener en cuenta durante el desarrollo de este proceso.

Investigar el proceso de periodización del entrenamiento en las áreas deportivas con atletas del nivel de base es una necesidad creciente. Esto se debe fundamentalmente al aumento de la cantidad de competiciones, las características psicológicas y biológicas, así como la situación social del desarrollo. En ese sentido el presente artículo muestra una concepción para desarrollar el proceso de periodización del entrenamiento para taekwondistas de educación primaria en las edades de 11 – 12 años.

La periodización del entrenamiento en taekwondistas pioneriles

Para desarrollar el proceso de planificación del entrenamiento en Santiago de Cuba actualmente se asume el modelo tradicional de Matveiev, el cual no contempla varias competencias fundamentales, característica presente en la práctica deportiva actual. En consecuencia se muestran pautas para desarrollar el proceso de planificación del entrenamiento mediante el empleo de un modelo contemporáneo, el ATR, destacando algunas adaptaciones dentro de la estructura y la forma de organizar metodológicamente el contenido, valorando las particularidades de los atletas en cuestión.

El plan gráfico es el reflejo de la programación de todas las actividades previstas en el plan escrito, en tal sentido las competencias constituyen el aspecto fundamental a tener en cuenta al escoger la estructura para periodizar el entrenamiento. Por otro lado la envergadura de las competencias y las características de los atletas determinan el tratamiento metodológico del contenido para la consecución de los resultados deseados.

La concepción de varias competencias dentro del calendario competitivo para el curso escolar, genera la necesidad de buscar variantes de manera que permita mayor predisposición deportiva varias veces en el año, sin olvidar la proyección a largo plazo de los taekwondista en formación.

Desarrollo

Los sustentos teóricos alrededor de la planificación del entrenamiento a través del modelo ATR fue concebida originalmente para atletas de alto rendimiento deportivo, algunos investigadores (Issurin y Kaverin, 1985; Fernando Navarro, 1994) brindan sus concepciones destacando las particularidades de los atletas antes mencionados. Por tanto para su aplicación en categorías menores, donde están presentes otras características en el orden psico – biológico, deportivo y social es necesario constante investigación.

Aplicar este modelo de en taekwondistas pioneriles presupone la determinación de una serie de acciones desde el punto de vista pedagógico y metodológico respectivamente, solo de esta forma se pueden minimizar las improvisaciones y asegurar el buen desarrollo del proceso de preparación deportiva.

Es de suma importancia prever con anterioridad los medios o ejercicios a emplear para el desarrollo de la direcciones del entrenamiento en los aspectos: físico, técnico y táctico, además de valorar la notable influencia de las preparaciones teórica y psicológica.

Como resultado se garantiza la variabilidad de las tareas motrices y con esto la dinámica del potencial de entrenamiento en cada estructura, así mismo se logra por parte de los atletas un alto nivel de concientización del objetivo de las tareas y el comprometimiento con el trabajo.

Por el contrario si no se garantizan los medios con antelación solo se estarán propiciando estados desfavorables en la condición de los atletas, la desmotivación y falta de interés hacia el contenido que se sistematiza. Estos constituyen factores importantes cuando se trabaja con atletas de estas edades considerando las características psíquicas, fundamentalmente en la esfera afectivo – motivacional.

A decir de Forteza y Ranzola (1988, 69): “el aumento considerable de los resultados deportivos observados en los últimos años es en gran medida el resultado del perfeccionamiento de los sistemas de preparación de los deportistas y de la planificación del entrenamiento”.

La perspectiva de estos autores se hace más actual debido a que  el sistema competitivo para los taekwondistas en el nivel de base ha sufrido transformaciones, de lo cual deviene la necesidad de cambios en la forma de estructurar y organizar la preparación, así como del tratamiento metodológico del contenido para lograr la dinámica de rendimiento pretendida.

La forma de estructurar el entrenamiento es de suma importancia, ya que existe una relación directa con el tratamiento metodológico de la carga dentro de las estructuras menores (microciclos, sesión, clase). La planificación del entrenamiento para los atletas de Taekwondo en Santiago de Cuba actualmente se realiza mediante una adecuación al modelo de periodización de Matveiev, el cual deja de ser factible a partir de los cambios en el sistema competitivo.

El elemento primordial que favorece el empleo del modelo de periodización con características muy similares al ATR es: el aumento en la cantidad de competencias durante el curso escolar: Distrital y Municipal, a las cuales se agregan las competencias Provincial y Nacional; esto ha generado que sea necesario reorientar el modo de organizar el entrenamiento, además de las variaciones en el tratamiento de la carga según la estructura temporal  para el logro de la dinámica en la forma deportiva para cada competición.

No obstante es necesario señalar que antes de aplicar esta estructura la preparación estuvo sustentada por el modelo tradicional de L.P. Matveiev hasta la competencia Distrital, con una duración de 20 semanas, con el objetivo de crear una base morfofuncional amplia que luego se aprovecharía en la estructura posterior. Para enfrentar el resto de las competiciones se empleó el modelo ATR con las características que se explicarán a lo largo del presente trabajo.

Al estudiar algunas estructuras de periodización del entrenamiento se ha podido concluir que, el modelo ATR es factible teniendo en cuenta las características de la muestra. Para caracterizar la muestra se valoró como factor fundamental la experiencia deportiva a partir de:

  1. Tiempo de práctica.
  2. Participación en eventos y niveles.
  3. Nivel técnico alcanzado.

Para llevar a cabo la preparación mediante el modelo señalado se escogieron 8 atletas, con edades entre los 11 – 12 años, de 1 – 2 años de experiencia, la participación en eventos solamente estuvo limitada a Eventos Distritales y Municipales como competencias de mayor nivel.

Por otro lado el nivel técnico de la muestra estuvo caracterizado por el dominio de las técnicas de piernas: Ap Chagui, Bandal Chagui, Dolyo Chagui, Neryo Chagui, Yop Chagui y Tui Chagui; los bloqueos básicos: Are makki, Montong makki, Olgul makki, Montong Bakkat Makki y  Sonnal Montong Bakkat Makki; los golpeos de puño básicos: Are jirugui, Montong jirugui, Olgul jirugui, Dung Chumok Ap Chigui, Sonnal Mok Chigui y Me Chumok Neryo Chigui; los desplazamientos: Pasos Planos, Pasos al frente y atrás, Desliz al frente y atrás, los Pasos laterales y los Pasos Cruzados.

Es necesario aclarar que otros elementos técnicos eran de conocimiento por parte de los atletas, sin embargo no presentaban dominio de los mismos, por lo que se procedió a su enseñanza desde la fase inicial.

Las características anteriores permitieron establecer estrategias de trabajo tales como: el tratamiento metodológico prolongado hacia las técnicas de piernas complejas (giros) y combinaciones de elementos técnicos, así como el perfeccionamiento del contenido técnico ya asimilado, la concentración del trabajo sobre las direcciones físicas según cada mesociclo y la sistematización de las direcciones tácticas de manera concentrada por mesociclos en algunos casos y diluida en otros.

Para emplear el modelo ATR se establecen algunas variaciones, fundamentalmente en la duración de los mesociclos y en la distribución concentrada o diluida de la carga para algunas direcciones físicas, técnicas y tácticas. Esto se debe a la necesidad de estereotipar patrones de movimiento que aún no están totalmente formados, además de la formación de algunas habilidades tácticas necesarias y que solo se alcanzan a plazos más largos que otras habilidades (Tabla 1).

 Tabla 1. Características fundamentales del ATR para atletas del primer nivel y para taekwondistas de 11 – 12 años.

 

Duración de los mesociclos

 

De 3 a 6 microciclos

 

De 4 a 8 microciclos

 

Tratamiento de la carga

(concentrado o diluido)

 

Concentración de la carga en contenidos específicos y capacidades físicas durante cada mesociclo.

 

Concentración de algunas direcciones técnicas, tácticas y físicas.

Tratamiento diluido de otros contenidos técnicos y tácticos de mayor complejidad, fundamentalmente en los primeros mesociclos: Acumulación y Transformación.

Duración.

La duración está determinada entre 4 y 8 microciclos, atendiendo a que el nivel de adaptación en niños y adolescentes es diferente al nivel de adaptación de los atletas de alto rendimiento para los cuales está concebido originalmente el modelo. Esto se debe además a factores psico – motores

Según Navarro Valdivielso, F. (2004) la adaptación al metabolismo anaeróbico se da en: días – semanas; al metabolismo aeróbico de: semanas – meses.

Distribución diluida de la carga en determinadas direcciones del entrenamiento.

Se determina por la introducción del contenido técnico y táctico según el nivel de complejidad, fundamentalmente en los mesociclos de Acumulación y Transformación. Este contenido se sistematiza en un mesociclo y luego en otro, favoreciendo con esto un mayor tiempo de trabajo, y consigo mejor estabilización de los patrones de movimientos y la formación de algunas habilidades tácticas de mayor complejidad; de manera general se logra mayor  profundización del trabajo.

Distribución concentrada de la carga en determinadas direcciones del entrenamiento.

Esta característica está manifestada en la constante sistematización y profundización del contenido ya adquirido, dicho de otro modo, la concentración de la carga en los contenidos técnicos y tácticos se debe a que el contenido al respecto ya se había adquirido por la práctica anterior (estructura o años), por lo cual se proyecta el trabajo hacia la sistematización solo para un mesociclo determinado. Por ejemplo: la Bandal Chagui se sistematiza como un elemento aislado en el mesociclo de Acumulación en la dirección de preparación técnica: Técnicas de piernas, sin embargo en el mesociclo de Transformación se sistematiza pero combinada con otros elementos técnicos en la dirección de preparación técnica: Combinaciones, lo cual busca la coordinación y desarrollo del grupo de elementos técnicos escogidos en la combinación.

En el caso de las direcciones físicas se sistematizan primero las de mayor efecto residual en el mesociclo de Acumulación y luego las de menor efecto en los mesociclos posteriores, por ejemplo: fuerza resistencia – fuerza rápida – fuerza especial; rapidez de traslación – rapidez de reacción – rapidez especial. La preparación especial se realiza empleando fundamentalmente: ejercicios interconectores.

Los ejercicios interconectores son aquellos empleados para enlazar la preparación física general con la preparación física especial, es decir empleando un ejercicio ajeno a los gestos técnicos con una técnica propia del deporte, por ejemplo: carrera – pateo, semicuclilla – pateo. Esta característica se abordará más adelante en el espacio referido al mesociclo de Realización.

Por otro lado se coincide con el investigador Navarro Valdivielso, F. en su ponencia “Curso Universitario de Especialista en Alto Rendimiento Deportivo”, el cual programa la alternancia de  2 – 4 microciclos de carga y  1 – 2 de descarga, así mismo se asume la alternancia de 2 – 3 días de carga y 1 – 2 días de descarga. Estos planteamientos constituyen uno de los pilares más importantes para la ondulación de la carga durante cada estructura.

Al abordar el tema del tratamiento metodológico de las direcciones físicas se asume como base el estudio de los criterios del investigador Collazo Macías, A. (2002) en su obra referida al desarrollo de las capacidades físicas. Este autor brinda elementos desde el punto de vista biometodológico de vital importancia para el tratamiento de las capacidades físicas en las edades escolares. La sistematización de esta literatura permitió fortalecer puntos de vista y establecer otros, se sistematizaron otras literaturas: Pradet (1999); Barrios y Ranzola (1998).  

Por otro lado es necesario señalar que la preparación debe estar condicionada por la enseñanza del contenido de las reglamentaciones de la competición, así como otros fundamentos teóricos. Dicho en otras palabras es propicio establecer argumentos desde el punto de vista conceptual para todas las tareas que se realizan en el orden técnico, táctico y físico respectivamente. Esto acondiciona el desarrollo del pensamiento como proceso psíquico complejo, desde sus formas lógicas (juicios, conceptos, conclusiones).

Al brindarse mayor información a través del contenido teórico se sustenta desde el punto de vista psicológico las preparaciones restantes, debido a que se muestra mayor concientización del trabajo a realizar. La preparación teórica tiene además como objetivo la transmisión de valores morales, la formación de una cultura deportiva, con lo cual se contribuye además a la formación de la cultura general de una persona que interactúa constantemente con el medio ambiente y es un ente activo en la sociedad.

La forma asumida para la preparación teórica es la siguiente: a través de clases teóricas y teórico – prácticas, empleando fundamentalmente el método de Elaboración conjunta.

Tiene gran influencia e importancia la preparación que desde el punto de vista psicológico manifiesta el atleta, en muchos casos este tipo de rendimiento está condicionado por la experiencia deportiva y la actitud ante el combate. La enseñanza problémica permitió modelar situaciones similares a las competitivas.

Se puede aseverar que las preparaciones teórica y psicológica aún carecen de importancia entre los entrenadores de atletas de base, sin embargo se ha podido comprobar que estas están implícitas constantemente y durante todo el proceso de preparación, de manera que la proyección pedagógica del profesor es un factor de suma importancia.

Si el elemento anterior no es asumido con conciencia es muy posible que aún cuando el entrenador tenga mucho conocimiento referido  a la preparación, no será capaz de hacerlo llegar al atleta.

La maestría y el tacto pedagógico son características que se van engrosando en la medida en que el profesor sepa reconocer las características de los taekwondistas, sus conflictos y aspiraciones, su situación social y en consecuencia ofrezca el tratamiento requerido en cada caso. Cuando el pedagogo cumple esta tarea, se asume un alto nivel de compromiso con la tarea que se realiza y con los objetivos propuestos por parte del atleta.

Desde esta perspectiva se debe proceder con mucho tacto pedagógico y respetando las individualidades de los atletas. El  descubrimiento guiado es un estilo de enseñanza muy factible para el entrenamiento, aunque se emplean frecuentemente otros estilos en diferentes momentos de la preparación. Además es necesario mantener un alto grado de motivación durante el trabajo, de manera que se cumplan las metas “alegremente”.

La concepción del ATR para los taekwondistas pioneriles muestra algunas características en el tratamiento metodológico del contenido según cada mesociclo Tabla 2).

Tabla 2. Tratamiento metodológico del contenido por mesociclos.

Mesociclos Acumulación Transformación Realización
 

 

 

 

 

Objetivos de la preparación

Introducción y sistematización de los elementos técnicos nuevos.

Introducción del contenido táctico de menor complejidad.

Ø Sistematización de las direcciones físicas condicionantes de mayor  efecto residual y las capacidades coordinativas.

Introducción del contenido teórico.

Variación constante  de las tareas motrices con el objetivo elevar el potencial de entrenamiento

Consolidación e introducción de elementos técnicos.

Ø Consolidación e introducción de contenido táctico con mayor complejidad y exigencia.

Sistematización del contenido teórico.

Desarrollo de las capacidades físicas  de menos efecto residual, empleando medios  conectores  de la PFG con la PFE.

Tratamiento a las capacidades coordinativas, en especial las más cercanas al deporte.

Consolidación y estabilización de los patrones técnicos.

Ø Profundización del  carácter especial – competitivo de la  preparación  física.

Aplicación práctica del contenido teórico.

Tratamiento del contenido táctico con un profundo carácter productivo.

Se promueve fundamentalmente el análisis autocrítico en la realización de las tareas tácticas.

Las competencias de Taekwondo en Santiago de Cuba tienen 2 modalidades: Prueba Técnica y Combate. En el primer caso se evalúa determinada cantidad de elementos técnicos sin presencia de contrario, esto permite la ejecución del elemento técnico de la forma más completa y similar a la técnica ideal.

Esta prueba se emite una puntuación que refleja la valoración de los evaluadores en cuanto al dominio de los elementos técnicos realizados. Esta modalidad permite fomentar el buen desarrollo de los elementos  técnicos desde las categorías pequeñas.

Por otra parte la modalidad de Combate queda definida por su nombre, es la puesta en práctica de los elementos técnicos y otros factores del rendimiento en la contienda con el contrario, cuyo resultado está determinado en: “saber hacer los elementos técnicos, saber crear las condiciones durante el combate y saber solucionar con eficacia las situaciones problémicas” (Morales, A. y cols. 2004, 4) en función de marcar la mayor cantidad de puntos posibles sin ser marcado; de ahí la importancia de la rapidez de reacción ante los estímulos, la velocidad de ejecución de los elementos técnicos en respuesta a los mismos.

El sistema competitivo en el nivel de base en Santiago de Cuba tiene como característica que, los alumnos que van ganando cada competición o muestran condiciones favorables en la preparación integran la preselección para la competencia posterior inmediata, esto presupone una proyección futura en el tratamiento de las direcciones del entrenamiento. A continuación se explica cómo desarrollar el trabajo en cada mesociclo.

Mesociclo de Acumulación

Su característica fundamental está dada en la elevación el potencial del entrenamiento a través de la variación constante de las tareas motrices, favoreciendo el desarrollo multilateral del taekwondista pioneril a través de las direcciones del entrenamiento: técnica, táctica y física.

La preparación básica o general del deportista es fundamental en estas edades, por consiguiente es necesario procurar un buen sustento en la preparación motriz del taekwondista, dígase desarrollo de las capacidades físicas (rapidez, fuerza, resistencia y flexibilidad) y fundamentalmente las capacidades coordinativas que permiten el desarrollo del SNC y con ello la rápida elevación de la preparación técnica y táctica.

Duración: 8 microciclos.

Introducción  y sistematización de los elementos técnicos

Este aspecto está referido a la enseñanza de los elementos técnicos y la correspondiente  sistematización, profundización  y corrección de errores. Se introducen los elementos técnicos complejos la categoría con el objetivo de sistematizarlos un mayor tiempo durante el mesociclo, así mismo se van sistematizando otros más sencillos.

Dado que se consideran como elementos básicos sencillos: los desplazamientos, golpeos y bloqueos; se prioriza el trabajo de las técnicas de piernas y Pumsaes.

Durante los primeros 4 microciclos se concentra el trabajo sobre los estereotipos más complejos, por ejemplo: las técnicas de piernas con giros: Tornillo o Tui Chagui,  se realizan variaciones en cuanto a la Neryo Chagui. Luego se continúa con la ejercitación de los elementos anteriores y la sistematización  de los ya adquiridos y la corrección en los casos que sean necesarios.

Un papel fundamental en la asimilación de elementos técnicos se le concede a la dirección de preparación técnica: Combinaciones, esto se debe a su capacidad de favorecer un aprendizaje motor con rapidez y con un alto grado de coordinación. Es necesario destacar que a partir de la experiencia de los atletas se puede disminuir  o aumentar el volumen de elementos técnicos nuevos.

Introducción del contenido táctico de menor complejidad

En este aspecto se procede a la enseñanza de las fintas, ataques y contraataques. Este trabajo está mayormente influenciado por el entrenador, propiciando un espacio en cada momento para la proposición de variantes y análisis por parte de los atletas.

Esto ha podido evidenciar que, en la medida en que los atletas asimilan este contenido son capaces de establecer variantes más complejas y efectivas, objetivo primario de estas direcciones desde la concepción este autor.

Tratamiento de las direcciones físicas generales y con mayor efecto residual

El tratamiento de las direcciones físicas es uno de los aspectos más complejos y tratados con mayor cuidado, en ese sentido se determinan las direcciones a sistematizar en este mesociclo: la resistencia aeróbica, la fuerza resistencia, las capacidades coordinativas, la rapidez de traslación y la flexibilidad. Estas direcciones físicas se sistematizan de 1 – 3 frecuencias por microciclo.

Durante los primeros 4 microciclos de este mesociclo se prioriza con 3 frecuencias respectivamente: la resistencia aeróbica y la flexibilidad, dejando solo 2 frecuencias para la fuerza resistencia y la rapidez y 1 frecuencia para el trabajo de las capacidades coordinativas.

La segunda mitad está dirigida fundamentalmente al trabajo de la fuerza resistencia y la rapidez de traslación, dejando 1 frecuencia para la resistencia aeróbica; las capacidades coordinativas y la flexibilidad con 2 frecuencias. El trabajo con las capacidades coordinativas se favorece con la introducción y combinación de elementos técnicos sencillos y complejos. En los 2 últimos microciclos se introducen ejercicios de las capacidades a trabajar en el próximo mesociclo.

Introducción del contenido  teórico relacionado con el momento de la preparación

El contenido teórico se orienta hacia la definición de conceptos y caracterizaciones referidas a las preparaciones. Esto responde por ejemplo a: ¿qué es una Bandal Chagui?, ¿con qué frecuencia se emplea durante el combate?, ¿qué permite el trabajo de la rapidez de traslación, la fuerza, la resistencia?, ¿cuál es objetivo de es este o aquel ejercicio?

Estas son algunas de las interrogantes más comunes que manifiestan los atletas, mediante esta preparación se les brinda mayor información sobre el trabajo que realiza, como resultado se eliminan barreras en el conocimiento y en la preparación, favoreciendo a su vez un mejor estado predisposición psíquica y motivación ante el trabajo.

Mesociclo de Transformación

El rasgo más importante del entrenamiento durante este mesociclo es la introducción de ejercicios con nexos entre las preparaciones, de lo físico general a lo físico especial, también llamados por el autor ejercicios conectores o semiespecíficos. En esta estructura se aboga por el tratamiento a las direcciones físicas de menos efecto residual que las del ciclo anterior.

El trabajo coordinativo se ve matizado por el aumento de las tareas motoras, la introducción de elementos técnicos y la consolidación de los mismos a través de combinaciones y técnicas con giros. El trabajo sobre las direcciones tácticas se hace más complejo.

Duración: 5 microciclos.

Consolidación e introducción de elementos técnicos

El tratamiento metodológico al componente técnico durante este mesociclo tiene su objetivo fundamental en la introducción de elementos técnicos, así como la consolidación a través de la combinación de estos y los movimientos con giros, propiciando  mayor coordinación neuromuscular y automatización de los movimientos.

En tal sentido se aumenta la exigencia en cuanto a la calidad de ejecución de los elementos técnicos simples y combinados respectivamente. Se ha demostrado que las combinaciones de elementos técnicos motivan y preparan al taekwondista para el aprendizaje motor de nuevos movimientos.

Consolidación de la preparación física

La preparación física durante este mesociclo se orienta fundamentalmente al mejoramiento de la fuerza rápida y la rapidez de reacción, también se sistematizan las capacidades coordinativas y la flexibilidad. Las capacidades priorizadas cuentan con 3 frecuencias por microciclo, el resto cuenta con 2 frecuencias.

Durante esta estructura se eleva la intensidad del trabajo, siendo así necesario el control estricto de la frecuencia cardíaca por minuto, la observación constante de la reacción al trabajo. Esto da la medida del nivel de adaptación al trabajo a corto plazo, independientemente de los test físicos para el control del estado de la preparación.

Durante los 2 últimos microciclos se comienza con el empleo de ejercicios conectores entre la preparación física general y la preparación física especial, a los cuales se adjudica el nombre de  ejercicios conectores o semiespecíficos. El empleo de estos se orienta a la elevación del potencial de entrenamiento y la adaptación neuromuscular al trabajo especial – competitivo.

Consolidación e introducción del contenido táctico con mayor complejidad y exigencia

Referido al tratamiento metodológico del contenido táctico se puede plantear en primer lugar  que, durante esta estructura se consolida el contenido táctico sistematizado en la estructura anterior. En segundo lugar se procede a la introducción de contenido táctico más complejo; en ese sentido se orienta el trabajo hacia las direcciones que permitan la continuidad en las acciones durante el combate y el trabajo sobre la base del análisis y respuestas (teóricas y prácticas) de las situaciones del combate.

El objetivo fundamental se proyecta hacia la profundización en el conocimiento referido al combate, de manera que el atleta sea capaz de solucionar situaciones eficazmente y con variedad en sus respuestas a partir del análisis de una misma situación. Constantemente se deben establecer metas alcanzables por los atletas, metas adecuadas a sus características (físicas, psíquicas).

Tratamiento al contenido teórico referido a las direcciones correspondientes al mesociclo.

El tratamiento al contenido teórico se basa esencialmente en convocar  al análisis de las situaciones problémicas para el desarrollo del contenido táctico, esto exige el análisis biomecánico de las acciones con el objetivo de evaluar cuál es la respuesta más eficaz. El trabajo es mayormente teórico – práctico, como se señaló en el planteamiento anterior.

Por otro lado se consolida el conocimiento de las reglamentaciones, fundamentalmente de los actos prohibidos y las sanciones correspondientes, favoreciendo el trabajo táctico.

Mesociclo de Realización

Se define como objetivo fundamental el tratamiento metodológico del contenido táctico con un carácter productivo, promoviendo una actitud autocrítica del cumplimiento y eficacia de las tareas; así como la consolidación de las técnicas y Pumsaes a evaluar en la competición fundamental, el empleo de ejercicios conectores y algunos especiales en la preparación física.

Duración: 3 microciclos.

Profundización del trabajo táctico

Este aspecto es uno de los más importantes en la etapa competitiva. La tarea fundamental está dada en propiciar un estado que permita el autoreconocimiento de la calidad del trabajo táctico realizado y la realización de las correcciones pertinentes.

Durante la realización de esta tarea el atleta tiene el papel protagónico; el entrenador solo interviene en caso de ser necesario, realizando las correcciones pertinentes y estableciendo nuevas metas dentro del trabajo propuesto en cada momento por el atleta.

El atleta crea las situaciones problémicas y por ende las resuelve por sí mismo, con un nivel mínimo de ayuda del entrenador o de su pareja. El profesor debe de valorar las tareas y emitir sugerencias sin imposiciones, pero sí generando profundos análisis de las tareas tácticas, debe además incentivar la creatividad y proponer que se realicen variantes en cada caso.

Durante este mesociclo disminuye la orientación del trabajo por parte del profesor, sin embargo su capacidad de observar y prevenir tiene que ser mayor.

Consolidación y estabilización de los patrones de movimientos

El trabajo de estabilización y consolidación de los elementos técnicos se realiza teniendo como punto de partida los elementos técnicos y combinaciones a realizar en la Prueba Técnica. Durante el transcurso de este mesociclo se priorizan los elementos técnicos establecidos para la competencia en caso de conocerse, en tal sentido se deben sistematizar otros elementos técnicos que tributen al perfeccionamiento de los anteriores.

Profundización del carácter especial – competitivo de las direcciones físicas

En este punto de la preparación física se enfoca el trabajo hacia una gran variedad de ejercicios conectores o semiespecíficos para la gestión del estado de predisposición inmediata para la competencia, por ejemplo: carreras de frente – pateo, sprint (en el lugar) – pateo, para el caso de la rapidez; por otro lado: cuclillas – pateo, saltos – pateo, para el caso de la fuerza.

Además se realizan ejercicios especiales con un menor volumen que los anteriores, dígase mantenciones (fuerza), reacción con pateos preestablecidos o desconocidos (reacción simple compleja).

Los volúmenes de la carga disminuyen en gran medida, por el contrario la intensidad del trabajo tiene mayor relevancia con este tipo de ejercicios, sin llegar a ser la intensidad del trabajo especial de alta complejidad, solo asemejándose a los requerimientos de la competencia a la cual se ha de enfrentar.

El carácter conector o semiespecífico de los ejercicios empleados procura el enlace entre las preparaciones físicas general y física especial, de ahí el mejoramiento de las capacidades físicas en dirección a los elementos técnicos y acciones del combate. Estos medios constituyen elementos importantes, atendiendo a que la complejidad e intensidad reflejada en los contenidos empleados en la preparación general no es la misma que la reflejada en los medios de preparación especial, por lo que el nexo entre una preparación y otra debe realizarse con ejercicios de este tipo.

La sistematización de tareas con estas características permite además la preparación desde el punto de vista coordinativo, facilitando mayor familiarización y adaptación de las tareas de carácter especial.

En investigación anterior realizada por el autor se pudo corroborar la factibilidad de los medios empleados, así como el comportamiento de las pulsaciones en la dirección de rapidez (Tabla 3). Se muestran las diferencias en los rangos de intensidad en el trabajo de la rapidez según el nivel de especificidad de los ejercicios más empleados en la preparación general y especial, esto demuestra una diferencia de alrededor de 60 pulsaciones por minuto. Se muestran además los rangos en que se mueven los ejercicios interconectores, reafirmando su conexión con una preparación y otra.

Tabla 3 Comparación de los valores. Comparación de los valores de pulsaciones en la rapidez según el nivel de especificidad.

 

Ejercicios generales

Rango de intensidad Ejercicios conectores Rango de

intensidad

Ejercicios especiales Rango de intensidad
+ + +
 

 

Carreras de velocidad (10 – 30 mts)

 

 

 

114

p/m

 

 

138

p/m

Carreras combinadas  

 

132

p/m

 

 

150

p/m

 

 

Frecuencias de pateo

(5 – 10 seg)

 

 

170

p/m

 

 

195

p/m

Es necesario destacar que atendiendo al régimen de trabajo de la resistencia aeróbica especial, se opta por trabajo de resistencia aeróbica general, en la misma sesión se trabaja la flexibilidad, con 2 frecuencia semanales, de manera que permita la recuperación activa del atleta.

El modelaje competitivo es la característica fundamental a valorar durante la organización de las tareas motrices, a decir de Navarro (2001:16) “…sin necesidad de incrementar significativamente el volumen específico”. Asumiendo lo planteado anteriormente se ha podido constatar que en los deportes de combate no es necesario tener un “elevado nivel” de preparación física específica para obtener resultados satisfactorios.

Preparación psicológica y teórica:

En estos aspectos es fundamental para los atletas promover confianza en sí mismos, sin llegar a sobreestimarlos, lo cual sería fatal; no obstante se debe lograr que sean capaces de autoestimar sus potencialidades y las del contrario, de manera que pueda realizar una valoración óptima de los contrarios a enfrentar.

Por otro lado es conveniente durante los entrenamientos la autocrítica sobre la ejecución y nivel de eficacia de las tareas realizadas.

La puesta en práctica de las reglamentaciones del evento y la forma de proceder del los árbitros, son elementos que tributan al buen desempeño del atleta, además complementa la preparación para el combate.

La variante de microciclos empleados para la aproximación del ATR en taekwondistas pioneriles atendiendo a sus objetivos y funciones dentro de la preparación competitiva es la siguiente:

Mesociclo de Acumulación: Ordinario, Choque, Control y Restablecimiento.

Mesociclo de Transformación: Ordinario, Aproximación, Control y Restablecimiento.

Mesociclo de Realización: Aproximación, Competitivo, Restablecimiento.

Por otro lado para la organización de las cargas se concibe en primer lugar la determinación de las direcciones del entrenamiento a sistematizar en cada mesociclo, y en segundo lugar la dinámica de distribución de las cargas e interconexión de las mismas (Verkjoshanski, 1990).

Se distribuyen las direcciones de mayor efecto residual en el mesociclo de Acumulación, las de mediano efecto residual en el mesociclo de Transformación  y las de menor efecto en el mesociclo de Realización. La distribución de la carga se realiza a partir de la previa determinación de las direcciones del entrenamiento a sistematizar por mesociclos y la determinación de los valores de la carga con el objetivo de establecer los valores mínimos y máximos en cada caso.

Esta concepción permite controlar la ejecución de los ejercicios en cuanto a cantidad de repeticiones y calidad de ejecución de las mismas.  Aún cuando la cantidad de repeticiones sea predeterminada, se hace necesaria la regulación personalizada e individualizada según el nivel de adaptación a las tareas realizadas.

Por otra parte la interconexión de la carga se desarrolla valorando fundamentalmente la relación de dichas direcciones en cuanto a los sistemas funcionales en que se orientan. De ahí depende la sistematización diaria dentro del microciclo.

El trabajo realizado con taekwondistas pioneriles de 11 – 12 años aplicando el modelo de  ATR con las adaptaciones descritas anteriormente permitió alcanzar buenos resultados en las competencias clasificatorias y fundamentales. Los resultados más prominentes fueron: Competencia Municipal (clasificatoria) 4 atletas (3 sexo masculino y 1 sexo femenino) 1er lugar, 2 atletas (sexo masculino) 2do Lugar y 2 atletas (sexo masculino) 3er lugar, todos en divisiones de peso diferentes; a su vez resultaron clasificados para integrar la preselección del Campeonato Provincial (1ra competencia fundamental).

Para la Competencia Provincial clasificaron 3 atletas (2 sexo masculino y 1 sexo femenino), cuyos resultados fueron los siguientes: 2 atletas (sexo masculino) 1er lugar y 1 atleta en 2do lugar, así mismo resultaron clasificados para la Copa Zonal  Nacional (2da competencia fundamental). Los resultados alcanzados en dicha competición fueron: 2 atletas (1 sexo masculino y 1 sexo femenino) 1er lugar y 1 atleta (sexo masculino) 3er lugar.

Estos atletas fueron seleccionados para ingresar en el Centro Único de Alto Rendimiento (EIDE) “Capitán Orestes Acosta” de Santiago de Cuba; los mismos reciben un seguimiento para constatar el estado actual de su preparación en los aspectos: físico, técnico, táctico y médico, cuyos resultados son satisfactorios, no han presentado lesiones de ninguna índole.

Conclusiones

Se puede concluir planteando que este modelo de planificación del entrenamiento es conveniente en la medida en que sean controlados constantemente los valores de la carga, se tengan presente los principios del entrenamiento y se tengan en cuenta las características de los atletas con los cuales se trabaja, la predisposición para el trabajo y la reacción al mismo a corto, mediano y largo plazo.

La maestría y el tacto pedagógico son necesarios durante todo el proceso de preparación deportiva, asumiendo que los errores en la ejecución son acciones normales y que van implícitas dentro de cualquier proceso pedagógico. La valoración de las características psico – biológicas, los niveles de motivación, así como la asimilación constante de la carga constituyen factores fundamentales en las edades de 11 – 12 años.

La aplicación minuciosa permitió alcanzar varias veces estados de predisposición competitiva favorables en los taekwondistas pioneriles, en consecuencia se alcanzaron buenos resultados en las competencias clasificatorias y fundamentales.

Referencias bibliográficas

  1. Arjol Serrano, J. L. (2012). La planificación actual del entrenamiento del fútbol: análisis comparado del enfoque estructurado y la periodización táctica. Acción Motriz, 8, 28 – 37. Junio 2012.
  2. Barrios Recio, J. y Ranzola, A. (1998). Manual para el deporte de iniciación y desarrollo. La Habana. Editorial Científico-Técnica.
  3. Collazo Macías, A. (2002). Fundamentos biometodológicos para el desarrollo de las capacidades físicas. Ciudad de la Habana. Editorial Deportes.
  4. Forteza de la Rosa, A. y Ranzola, A. (1988). Bases metodológicas del entrenamiento deportivo. La Habana. Editorial Científico-Técnica.
  5. Forteza de la Rosa, A. (1999). Direcciones del Entrenamiento Deportivo. La Habana. Editorial Científico-Técnica.
  6. ———- (2001). Entrenamiento Deportivo: ciencia e innovación tecnológica. La Habana. Editorial Científico -Técnica.
  7. García Manso, Juan M. (2000). Planificación del entrenamiento deportivo. Editorial Gimnos.
  8. González Víllora, S. y col. (2009). El concepto de iniciación deportiva en la actualidad. Retos. Nuevas tendencias en Educación Física, Deportes y Recreación, 15, 14 – 20. 1er Semestre.
  9. Gutiérrez López, J. (2000). La planificación científica del entrenamiento como base del éxito deportivo. Deporte y Actividad Física para todos. 1er Ciclo de Conferencias – Santoña 2000.
  10. Harre, D. (1989). Teoría del Entrenamiento Deportivo. La Habana. Editorial Científico-Técnica.
  11. Morales Águila, A. y cols. (2004). Alternativa metodológica para el tratamiento de la preparación táctica (ALMETACTICA): aplicación en la esgrima a espada. Primera parte. Simposio Internacional del CENDECOMB. Holguín.
  12. Moya Bell, Y. (2013). Alternativa metodológica para mejorar la rapidez especial en taekwondistas escolares. Sobre Taekwondo.com, Mayo 2013.
  13. Navarro Falgóns, S. (2007). La iniciación deportiva y la planificación del entrenamiento. Ciudad de la Habana. Editorial Deportes.
  14. Navarro Valdivielso, F. (2004). Entrenamiento adaptado a los jóvenes. Revista de Educación, 335, 61 – 80. Junio 2004.
  15. ——— (2001). Modelos de planificación según el deportista y el deporte. Deporte y actividad física para todos, 2, 11 – 28. 1er Semestre.
  16. Pradet, Michel. (1999). La Preparación Física. Editorial INDE Publicaciones.
  17. Verkjoshanski, Y. (1990). Entrenamiento deportivo. Planificación y programación. Editorial Martínez Roca.

Lic. Yoismel Moya Bell

Exclusivo para www.sobretaekwondo.com

Déjenos sus comentarios

Leave a Reply

Compartir
error: Alert: Content is protected !!