(786)-408-4760
contacto@sobretaekwondo.com

Artículo
Preparación táctica
12 Sep 2010

Organización y dirección de la preparación técnico-táctica de taekwondo para el alto rendimiento. (I Parte)

En el artículo se presenta un sistema didáctico que posibilita enfrentar la verticalidad y el tradicionalismo que menudo se aprecia en la organización y dirección del tratamiento de la preparación técnico-táctica de los taekwondistas, así como el carácter analítico, limitado y descriptivo con que se refleja este aspecto en la bibliografía especializada y la falta de unidad en el desarrollo de los componentes esenciales del proceso.

La preparación técnico-táctica constituye un componente esencial para enfrentar las actuales exigencias del deporte competitivo moderno; de ahí que de su proyección, organización, dirección, sistematización y control dependerán en gran medida los resultados de los competidores en cada enfrentamiento deportivo. Esta preparación constituye un elemento esencial a desarrollar específicamente en los deportes de combate, considerados como “Deportes Tácticos” (Ozolin 1983, Matveev 1983, Harre 1988, Platonov 1990, Yánez 1996, entre otros), esto es, deportes donde la táctica ocupa un lugar esencial para el logro del resultado deportivo.

Específicamente en el Taekwondo, arte marcial devenido en deporte de combate recientemente, numerosos investigadores se han pronunciado por el aumento de las investigaciones sobre la preparación técnico-táctica ya que la misma constituye un componente determinante en la preparación de los taekwondistas y existen limitados estudios científicos alrededor de ella, así como es limitada la sistematización de los estudios científicos dirigidos al desarrollo del pensamiento táctico de nuestros deportistas (Morales 2001; Morales, Gómez y Pujol 2002;  Morales y Molerio 2003; Morales y Rodin 2005; Alvarez 2005; Gómez, 2005;  Morales, Reyes y Rodríguez 2006; Morales, Castillo y Rodríguez 2007; Morales, De armas y Sánchez 2007, González 2007, entre otros).

A nivel práctico, en la organización y dirección del tratamiento didáctico de la preparación técnico-táctica, a menudo se perciben las siguientes insuficiencias:

  • El proceso de enseñanza-aprendizaje-entrenamiento técnico-táctico de los taekwondistas se realiza sin un correcto diagnóstico, sistematización y control tanto en las principales estructuras de planificación del entrenamiento deportivo, así como en las unidades de entrenamiento;
  • Este proceso ha tenido y tiene en la personalidad del profesor de Taekwondo (en sus conocimientos, experiencias, vivencias, etc.,) un peso fundamental.
  • La concepción didáctica asumida por los profesores es tradicional la cual está centrada en el aspecto técnico y físico fundamentalmente y el tratamiento metodológico para la preparación técnico-táctica en cuanto a (objetivos, contenidos, medios, métodos, evaluación) a menudo presenta insuficiencias.

El presente artículo pretende dar solución a la problemática detectada anteriormente al proponer un sistema didáctico para el tratamiento de la preparación técnico-táctica de los taekwondistas de alto rendimiento, posibilitando mejorar su organización y dirección.

DESARROLLO:

El Taekwondo de competición, es un deporte de contacto, de combate, un deporte individual o deporte sin cooperación y con oposición del contrario; de enfrentamiento directo entre dos contendientes, según la clasificación de Puni (1969), Riera (1985), Hernández (1994), Rusell (1994),  donde cada uno de ellos trata de conseguir la victoria sobre su adversario. Es también considerado un deporte táctico; siguiendo los criterios de  Ozolin (1983), Matveev (1983), Harre (1988), Platonov (1990), Yánez (1996), entre otros. Un deporte acíclico, variable, de habilidades abiertas, con multitud de complejos técnico-tácticos que requieren ser utilizados con elevada rapidez y coordinación. Su aplicación, dada sus características, se realiza en función del movimiento, que viene determinado por el espacio, el tiempo y el adversario.

Las propias transformaciones que han tenido lugar en el Taekwondo competitivo actual generadas por diferentes factores (cambios en el reglamento, cambios en la longitud del área de competencia, la implementación de petos electrónicos, etc.) con impactos significativos en la forma de entrenar y competir de nuestros taekwondistas, la escasa y limitada bibliografía existente sobre el tema en la preparación de los taekwondista (Núñez 2000; Alvarez 2002; González y Leyva s/f, Morales 2003-05; Gómez 2004, etc.), el tratamiento asistemático y poco controlado que se realiza de estos aspectos en la práctica; entre otros aspectos, reclaman la necesidad de una concepción de la preparación técnico-táctica de los taekwondistas, que supere la tendencia actual concebida en unos momentos determinados de transmisión de los contenidos en forma tradicional, centrada en el aspecto físico y técnico de la preparación, realizada en espacios y tiempos definidos, donde el profesor es el que dicta las órdenes y todo lo que acontece en el grupo, ofreciendo una información autoritaria, acuñada por la experiencia y segmentada, por otra que logre la integración de lo instructivo y lo educativo, que se configure como eje de transformación personal y social, dada las propias potencialidades educativas que encierra el Taekwondo, como actividad deportiva que lo hacen merecedor de identificarlo como un sistema formativo, en referencia a su forma de preparar a los practicantes.

Se necesita de una concepción que permita al taekwondista crecer y que alcance mayores niveles de desarrollo en su preparación técnico-táctica, lo cual requiere encontrar las dificultades y proyectar científicamente su solución dirigiendo las acciones hacia nuevas etapas de desarrollo.

En el campo del deporte numerosos investigadores sobre la preparación del deportista coinciden en afirmar que la preparación técnica y la táctica deben de enseñarse, aprenderse y perfeccionarse de manera conjunta como preparación técnico-táctica (Vargas 1998, Navelo 2004, Alvarez 2002, Gómez 2004, entre otros). Forteza y Ranzola (1988), al respecto, exponen que: “… la práctica deportiva exige que la preparación técnica y la táctica se presenten como una unidad de preparación…”. Es por ello que la mayoría de los especialistas del deporte denominan a este binomio “preparación técnico-táctica”.

Sin embargo, se ha podido constatar que en la práctica estos elementos en muchas ocasiones se desarrollan aisladamente, sin una adecuada organización y dirección.

Como una dirección de la preparación del deportista, la preparación técnico-táctica constituye un proceso psicopedagógico que permite la enseñanza-aprendizaje-entrenamiento de la técnica y la táctica de manera dialéctica, con plena integración de los demás componentes (físico, psicológico, teórico) para un modo de actuación autorregulado del taekwondista que contribuya al logro de la excelencia deportiva, la cual debe desarrollarse de forma interrumpida durante toda la vida atlética, y debe comenzar desde la iniciación deportiva (Mahlo, 1985). En la misma se logra la formación, desarrollo, estabilización de los conocimientos, hábitos, habilidades o destrezas deportivas, como totalidad no dividida, teniendo en cuenta los postulados de zona de desarrollo próximo tomando en consideración lo expresado por Vigostki (Navelo, 2004).

La preparación técnico-táctica ocupa el papel conductor dentro del sistema de componentes deportivos, es por ello que coincidiendo con Navelo (2004) y con Alvarez (2009), a este componente le atribuimos en el entrenamiento deportivo de Taekwondo la principal importancia.

En el trabajo se parte de los supuestos que la preparación técnico-táctica debe concebirse desde una perspectiva desarrolladora entendida como un: “…proceso sistémico de transmisión de la cultura en la institución escolar en función del encargo social, que se organiza a partir de los niveles de desarrollo actual y potencial de los y las estudiantes, y conduce el tránsito continuo hacia niveles superiores de desarrollo, con la finalidad de formar una personalidad integral y autodeterminada, capaz de transformarse y de transformar su realidad en un contexto histórico concreto” (Castellanos, 1999:11).

Esta concepción enfatiza en la relación dialéctica existente entre la educación, el aprendizaje y el desarrollo del deportista en todo proceso de preparación. Promueve y potencia aprendizajes desarrolladores (Castellanos y col., 2001:22), a partir de las propias dimensiones y funciones inherentes al proceso, es decir, por sus dimensiones instructiva, educativa y desarrolladora.

Desde esta perspectiva, el tratamiento didáctico se centra más en la atención a los determinantes internos del deportista en su proceso de aprendizaje técnico-táctico, potenciando el desarrollo de un pensamiento crítico-reflexivo-estratégico-productivo como base del pensamiento táctico (Mahlo, 1985) que analiza y organiza las experiencias (re) construidas en la medida en que los necesita en correspondencia con las demandas contextuales.

El hecho de atender las variables individuales del taekwondista en su proceso de aprendizaje técnico-táctico (condiciones internas) y que estas condiciones internas, antes fueran externas (ley de la doble formación apuntada por Vigotski), permite cumplir la función no sólo de adaptar las respuestas educativas a los desarrollos efectivos de dichas condiciones internas, sino esencialmente favorecer sus desarrollos potenciales mediante un sistema de ayudas, a partir de “…una didáctica de la interacción que propicie el proceso conjunto, compartido. Donde la ayuda sea entendida como orientación ofrecida para promover autonomía, para traspasar la responsabilidad del profesor al alumno y que sea este quien desde la interacción y la intención construya y reconstruya  sus significados” (Nieves, s/f).

A partir de estos supuestos, en la preparación técnico-táctica: “El diseño didáctico deberá centrar sus recursos en la calidad de los componentes de significados, sentidos e interactivos del proceso, considerando al sujeto del aprendizaje como agente activo a nivel motivacional, meta–cognitivo y conductual, lo cual significa concebir el proceso centrado en el alumno, facilitando su expresión personalizada” (Nieves,  s/f). En este contexto, un lugar importante lo ocupan las motivaciones y las metas de aprendizajes, las cuales se erigen no solo como incentivos que movilizan y sostienen la actuación de los aprendices, sino también la forma en que este planifica y regula el aprendizaje, el cómo mediatiza las demandas externas y cómo opera con ellas (Nieves,  s/f).

En el desempeño técnico-táctico del deportista, la tendencia orientadora se expresa en una actuación (ejecución técnica) con una marcada intención (táctica) para lograr los objetivos, lo cual es la elaboración intelectual del deportista a través de su pensamiento táctico que abarca:

  1. a) La percepción y análisis de la situación, de las distintas variantes de actuación, de sus perspectivas, a partir de sus propias posibilidades, de su nivel de preparación alcanzado, de las características de su contrario y las características situacionales de la competición,
  2. b) La solución mental al problema planteado a partir del vínculo afectivo con el contenido de la actividad (acción técnico-táctica) a realizar, manifestados por los intereses concretos hacia la victoria en el enfrentamiento, con una actitud emocional y deportiva positiva;
  3. c) La solución motriz al problema planteado dado mediante la elaboración personal, a través de la acción técnico-táctica realizada en el tiempo, distancia, ritmo, etc., adecuado en correspondencia con las demandas situacionales, el contrario y sus propias posibilidades.

Todas estas variables inmersas en el proceso hacen que se tome en cuenta los contenidos internos de su personalidad y que se estimule su reflexión y participación activa.

El aprendizaje técnico-táctico desde la perspectiva asumida reclama de un sistema de motivaciones tanto extrínsecas como intrínsecas, unidas dialécticamente, que “estimulan, sostienen y dan una dirección al aprendizaje que llevan a cabo los estudiantes, y que condicionarán su expresión como actividad permanente de autoperfeccionamiento y autoeducación”. (Castellanos y col., 2001: 43). El tomar en cuenta la motivación de los deportistas durante la dirección de la preparación técnico-táctica  en las unidades de entrenamiento, propiciará que su participación sea más activa, reflexiva y creativa ya le permitirá percibir que sus necesidades, intereses y criterios se toman en cuentan en su proceso de preparación lo cual influirá positivamente en el logro de los objetivos.

Una adecuada atención a la perspectiva desarrolladora durante el proceso de preparación técnico-táctica permitirá que el deportista de manera consciente se apropie de determinados conocimientos, que desarrolle hábitos y habilidades técnico-tácticas, así como se apropie de determinadas estrategias que permitirán una regulación consciente durante su proceso de aprendizaje así como la búsqueda de soluciones a los problemas y tareas planteadas, es decir, comprender el qué hacer, cómo y cuándo ejecutar la acción técnico-táctica para lograr los objetivos, y cómo crear/aprovechar las condiciones propicias para aplicar las acciones técnico-tácticas que queremos realizar, aspectos que reclaman el desarrollo de habilidades y estrategias metacognitivas en los taekwondistas.

En el trabajo se parte de los supuestos que el taekwondista aprenda de manera activa, autónoma, responsable, consciente, reflexiva, estratégica y sistemática los contenidos técnico-tácticos. Desde esta perspectiva, según el autor, ocupa un lugar esencial el aprendizaje y desarrollo de habilidades y estrategias metacognitivas que le posibilitan al deportista tener una autorregulación consciente de su propio proceso de aprendizaje-entrenamiento técnico-táctico.

La metacognición incluye aquel grupo de procesos que intervienen en la toma de conciencia y el control de la actividad intelectual y de los procesos de aprendizaje, que garantizan su expresión como actividad consciente y regulada en mayor o en menor medida, de acuerdo a su grado de desarrollo. Esto no es otra cosa que pensar sobre el pensar, haciendo consciente al sujeto de su propio proceso de pensamiento.

En la medida de que el taekwondista tome conciencia y regule la forma en que percibe (percepción-análisis de la situación), piense (solución mental al problema), resuelva problemas y tome decisiones (solución mental y motriz) ante los problemas y tareas técnico-tácticas que se le presentan durante los entrenamientos y competencias, su comportamiento técnico-táctico será más activo, consciente, regulado, estratégico y reflexivo.

En el orden práctico es muy común la presencia de insuficiencias en la organización y dirección de la preparación técnico-táctica de los taekwondistas de alto rendimiento, así como la presencia de limitados conocimientos teóricos, metodológicos sobre el tratamiento didáctico de la preparación técnico-táctica, e imprecisiones para tratarla de manera sistémica durante toda la macroestructura de planificación.

Es común que el proceso se realice desde un enfoque tradicional en su concepción, organización y dirección, con limitadas formas de control y evaluación del desempeño técnico-táctico de los taekwondistas tanto durante los entrenamientos como en las competiciones. En el orden didáctico, las insuficiencias que a menudo predominan en este proceso se relacionan con:

  • La preparación está centrada en la ejecución del gesto técnico fundamentalmente (deportivo y como arte marcial), y el componente táctico se realiza de manera espontánea, sin una correcta dirección pedagógica y, por tanto, sin un adecuado control.
  • El profesor ocupa un papel fundamental en el proceso, es quién, basado en su experiencia de manera directiva-autoritaria dice, orienta y controla lo que acontece en los entrenamientos, con limitada participación activa y creativa (González Núñez, 2009) del taekwondista en los diferentes momentos del proceso (diagnóstico-concepción-organización-dirección y control).

En este último aspecto, se parte de los criterios de que: “Si se desea desarrollar un proceso de enseñanza–aprendizaje interactivo y cooperativo, como es la tendencia actual, los profesores deben compartir con sus estudiantes no sólo las dificultades encontradas en el diagnóstico, sino propiciar que los propios alumnos se conozcan a sí mismos, así como potenciar sus capacidades” (Bernal, et, al, 2004:7).

  • Generalmente se establece una comunicación lineal, frontal, unidireccional entre el profesor y el taekwondista, limitándose los diálogos entre los propios deportistas como medio de aprendizaje-entrenamiento.
  • Dificultades en la formulación, derivación y conceptualización de los objetivos técnico-tácticos,
  • Limitaciones en la selección de contenidos técnico-tácticos que desarrollen de manera consciente el pensamiento táctico (crítico-reflexivo-estratégico-productivo).
  • Es usual que los contenidos que se le brindan a los taekwondistas, se les presentan de forma acabada, sin tomar en consideración sus conocimientos previos, y su estructura cognitiva.
  • Los métodos que se utilizan, en su gran mayoría, son propios de la preparación técnica y de la preparación física, respectivamente; los cuales buscan fundamentalmente un aprendizaje repetitivo y una enseñanza por recepción.
  • Se hace énfasis en el método analítico, buscando automatizar las acciones de los taekwonditas, para que repitan posteriormente los hábitos adquiridos en las competencias.
  • Los métodos, en su gran mayoría, brindan pocas oportunidades a los taekwondistas para que resuelvan las tareas técnico-tácticas de manera independiente y creativa; limitando la posibilidad de que los taekwondistas tomen decisiones de forma autónoma, restringiendo el desarrollo elemental del pensamiento táctico (Mahlo,  1985).

En el trabajo se parte de la consideración de que: “Mientras más activo es el papel del sujeto sobre sus rasgos y cualidades caracterológicas, mediante sus reflexiones y valoraciones, incorporando sus rasgos a los fines más importantes que se plantea, mayor es su potencialidad de autodeterminación sobre su conducta”. (González Rey, F., et al., 1982:5).

  • No es sistemática la utilización de juegos tanto pre–deportivos como deportivos, que condicionen positivamente el aprendizaje técnico-táctico.
  • El proceso de evaluación, según la posición asumida, fundamentalmente tiende a valorar las conductas externas de los deportistas (acciones técnico deportivas y la marcialidad), según un modelo a seguir, haciendo énfasis en el resultado final, como reproducción de los conocimientos, habilidades y hábitos considerados valiosos desde la perspectiva del profesor (heteroevaluación).

Entre otros aspectos.

Estas insuficiencias repercuten directamente en la preparación de los taekwondistas expresándose en:

  • Limitados conocimientos (conceptos, principios, leyes, reglas, etc.) asociados a  la preparación técnico-táctica,
  • Pobre desarrollo de las habilidades técnico-tácticas en relación con las demandas competitivas actuales y, por consiguiente, el desarrollo del pensamiento táctico no es el deseado,
  • Dificultades a la hora de dar respuestas efectivas en diferentes situaciones del combate (con el marcador arriba, o por el contrario, cuando están perdiendo, etc.).
  • No preparan debidamente sus acciones, esto es, los ataques, contraataques o las acciones defensivas,
  • Poca sistematicidad en la elaboración de planes estratégico-tácticos concretos, así como no cumplimiento de la disciplina táctica,
  • Pobre orientación táctica a la hora de conducir los combates,
  • Es limitado el estudio de contrarios,
  • Presentan dificultades a la hora de conducir los combates frente a contrarios con diferentes características.
  • La continuidad de las acciones técnico-tácticas no logra los niveles deseados.
  • Excesiva dependencia del taekwondista en el accionar competitivo de las indicaciones del profesor, entre otros aspectos.

Estas y otras carencias y limitaciones que aún se perciben en la preparación técnico-táctica orientaron la necesidad de diseñar un sistema así como acciones que permitieran enfrentar las insuficiencias que en el orden didáctico limitan su organización y dirección. Desde el punto de vista teórico se parte de la perspectiva de que un sistema no es más que una forma de expresión de la realidad objetiva, que puede ser estudiada y representada por el hombre. Los sistemas pueden ser creados para representar cualquier aspecto de la realidad objetiva. Se crean con determinados propósitos. Un sistema es un conjunto de elementos integrados en una expresión general que está sometido a leyes generales y particulares. Este conjunto de elementos se distingue por un determinado ordenamiento. (Material sobre Sistema. Instituto Superior Pedagógico. “Félix Varela” de Villa Clara, Cuba, 2003).

El sistema didáctico para la organización y dirección del tratamiento de la preparación técnico-táctica de los taekwondistas de alto rendimiento se concibe como: “una construcción analítica (teórica y práctica) sustentada en determinados postulados teóricos que intenta la optimización de la organización y dirección del tratamiento didáctico de la preparación técnico-táctica de los taekwondistas de alto rendimiento y se dirige a mejorar los niveles de preparación ya existentes”.

Se considera que el sistema que se propone (compuesto por un conjunto de actividades didácticas que se organizan en función de lograr un objetivo) debe propender a la integralidad, donde se desarrolle el saber, saber hacer, saber ser en función de mejorar el accionar didáctico de los profesores y el proceso de aprendizaje-entrenamiento técnico-táctico de los taekwondistas. Es un sistema abierto, con intencionalidad y equifinalidad, flexible y adaptable, integrado y centralizado, ideal y físico.

En el orden pedagógico (didáctico) el sistema se basa en:

  • La concepción humanista, basada en una enseñanza personalizada y diferenciada, que acepta y respeta la diversidad biológica, psicológica y social de los taekwondistas;
  • Se concibe al taekwondista como sujeto y protagonista de su desarrollo, con posibilidades reales de crecer, reconociendo su capacidad intrínseca (potencial humano);
  • El profesor deportivo se concibe como un educador, facilitador, formador que conduce el proceso de preparación deportiva mediante diversas actividades.  En tanto, que los taekwondista ocupan un papel activo, protagónico, independiente, reflexivo, estratégico y cooperativo;
  • La preparación técnico-táctica es considerada como un proceso particular de enseñanza-aprendizaje-entrenamiento; un proceso psicopedagógico con carácter sistémico y multifactorial, en el que se da la unidad dialéctica de la técnica, la táctica y la estrategia deportiva; es bilateral e interactivo;
  • Como sistema didáctico, la preparación técnico-táctica, posee como componentes fundamentales, esenciales: el problema, el objeto, el objetivo, el contenido, el método, el medio, la forma, el control y la evaluación. Como componentes personales: el profesor de Taekwondo, el taekwondista y el grupo o equipo deportivo;
  • La preparación técnico-táctica basada en leyes, reglas y principios psicopedagógicos;
  • El tratamiento didáctico se concibe a partir de una concepción desarrolladora, integral, problematizadora, e interdisciplinaria.
  • La concepción desarrolladora asumida se materializa cuando:

–     el taekwondista ocupa un papel protagónico en los distintos momentos del proceso de preparación técnico-táctica (diagnóstico-concepción-organización-dirección y control);

–     existe coherencia en la organización y dirección del proceso;

–     se desarrolla el proceso mediante actividades motivadas, donde se establezca una correcta comunicación e interacción entre todas las personas que intervienen;

–      existe una adecuada atención a la dirección, organización y control de la actividad práctica, cognoscitiva y valorativa de los taekwondistas;

–      se contribuye a la formación de un pensamiento crítico-reflexivo-estratégico,  creativo y productivo del taekwondista;

–      se propicia la participación activa, autónoma, la independencia práctico-cognoscitiva y la apropiación del contenido técnico-táctico mediante adecuados procesos de socialización y de comunicación;

–      se potencia la valoración personal y social en el aprendizaje-entrenamiento técnico-táctico, así como el desarrollo de los procesos metacognitivos, la formación de acciones de valoración, reflexión y control;

–      se garantiza el cambio de un taekwondista pasivo, poco reflexivo, repetitivo, mecánico, reproductivo, estático en el proceso, a un taekwondista activo o protagónico, reflexivo, creador, flexible, estratégico, productivo, cooperativo;

–      se garantiza la solidez en los conocimientos, la independencia cognoscitiva, el desarrollo intelectual y físico del taekwondista;

–      se atiende a los aspectos tanto externos como internos del taekwondista;

–      se garantiza que el proceso logre adecuado desarrollo de los procesos mentales, abundante en ideas y valoraciones del accionar técnico-táctico;

–      amplia comprensión y utilización del conocimiento técnico-táctico existente. Mayor nivel de estructuración cognitiva de los taekwondista.

Desde el punto de vista psicológico, la propuesta se basa en:

  • La interacción social y su instrumentación a partir del lenguaje y su estrecho vínculo con el desarrollo del pensamiento táctico;
  • La integración de la actividad y la comunicación en el proceso. La vinculación y correspondencia del sentido personal y el sentido social;
  • La relación dialéctica entre pensamiento y lenguaje, entre el desarrollo intelectual y la palabra; entre el pensamiento y la acción;
  • La relación educación-desarrollo, la “situación social del desarrollo”, “la zona de desarrollo próximo”. La unidad de lo afectivo y lo cognitivo.

Desde el punto de vista sociológico el sistema se basa en:

  • La individualización como proceso inseparable de la socialización;
  • El proceso de socialización que realiza el deportista dentro del colectivo, que tiene como fundamento la actividad práctica de la cual se derivan las funciones cognitiva, valorativa y comunicativa de su personalidad;
  • La socialización del proceso y de los resultados;
  • Lo social, como elemento que impregna de significado la preparación técnico-táctica y la generación de sentidos sociales;
  • La organización de la experiencia socializadora durante el entrenamiento y la preparación técnico-táctica lo cual moldea tanto la experiencia de los deportistas como de los profesores deportivos involucrados en el proceso.

Desde el punto de vista metodológico se basa en:

  • El abordaje multidisciplinario de la dirección del proceso;
  • La combinación armónica de la preparación general con el trabajo técnico-táctico desde el propio inicio del entrenamiento. La combinación del entrenamiento físico y el técnico-táctico;
  • La alternancia lógica entre los medios generales y especiales en el proceso de entrenamiento técnico-táctico;
  • La tendencia hacia el incremento porcentual de los parámetros de la carga. Correcta dinámica de las estructuras del entrenamiento a corto, mediano y largo plazo;
  • La aplicación de cargas cada vez más altas y exigentes en relación con el nivel y estado de preparación del taekwondista;
  • El abordaje a partir de modelos alternativos de la enseñanza y entrenamiento técnico-táctico, haciendo énfasis fundamental (acento) en el aspecto táctico;
  • Las etapas por las que transcurre el aprendizaje-perfeccionamiento de las acciones técnico-tácticas: (aprendizaje inicial, profundo-de consolidación y perfeccionamiento);
  • El trabajo desde las direcciones tácticas o técnico-tácticas del entrenamiento deportivo, a partir de la relación entre las categorías (objetivo-contenido-tarea-carga–método-medio-evaluación);
  • El desarrollo sistemático y continuo del pensamiento táctico del taekwondista, a partir del tratamiento de todos los aspectos de la preparación deportiva (Morales y Molerio, 2003);
  • La integración en el desarrollo de los contenidos técnico-tácticos: conceptuales (conceptos, leyes, principios, reglas, etc.),  los procedimentales (hábitos, habilidades, estrategias, etc.) y los contenidos actitudinales (valores, actitudes, convicciones) técnico-tácticos, así como el desarrollo de las capacidades condicionales, coordinativas tanto generales como especiales; y la movilidad.
  • énfasis tanto en los productos como en los resultados que se obtienen;
  • La proyección de las tareas a partir de las estructuras que permitan planear a corto, mediano y, largo plazo los componentes del sistema, tomando en consideración el empleo del mesociclo para la proyección, ejecución y control del trabajo técnico-táctico (Navelo 2004);
  • La unidad de entrenamiento (clase) como el espacio principal donde se materializa la interacción didáctica entre los diversos componentes del sistema, y el desarrollo de las acciones técnico-tácticas;
  • La explotación de las potencialidades de la actividad del Taekwondo, de sus contenidos y del contexto educativo para lograr el desarrollo de la personalidad del taekwondista;
  • La dirección del proceso a partir de principios metodológicos y psicopedagógicos (se expondrán en próximos artículos).

Desde el punto de vista práctico se basa en:

  • El aprendizaje, como proceso mediante el cual el taekwondista se apropia de los contenidos técnico-tácticos que son transmitidos en la interacción con los otros en diversos contextos de actuación;
  • El aprendizaje técnico-táctico desde una concepción desarrolladora, que se alcanza a través de una enseñanza basada en tal concepción, determinado socio-histórica y culturalmente;
  • La función de la concepción desarrolladora es la de crear aprendizajes técnico-tácticos desarrolladores; (conducir al desarrollo, yendo el aprendizaje delante del desarrollo, guiando, orientando, estimulando el desarrollo actual y ampliando continuamente los límites de la zona de desarrollo próximo o potencial, y por lo tanto, los progresivos niveles de desarrollo del taekwondista);
  • El proceso de la preparación técnico-táctica como un proceso psicopedagógico desarrollador, (donde de manera sistémica se produce la transmisión y apropiación de la técnica y la táctica del deporte en una unidad dialéctica, para responder las exigencias actuales de la competición);
  • La insistencia en el empleo de acciones didácticas no formales y la combinación armónica de las formales y las informales para el logro de los objetivos y metas que se proyecten alcanzar;
  • El planteamiento y la búsqueda de variadas fuentes y criterios para el diagnóstico, que enfrenten la tendencia tradicional actual, descriptiva y poco pronosticadora de la preparación técnico-táctica de los deportistas;
  • La aplicación eficiente de leyes didácticas generales y específicas del entrenamiento deportivo, la aplicación eficaz de la ciencia y la tecnología;
  • La acción técnico-táctica como un acto consciente y orientado a un fin específico, lo cual da direccionalidad y sentido a la acción, la preparación técnico-táctica como el espacio  propicio donde el taekwondista aprende a pensar, formula conscientemente sus objetivos, propone métodos y procedimientos para el cumplimiento de sus propósitos, lo cual caracteriza su comportamiento estratégico;
  • Posición activa, protagónica, consciente, reflexiva y crítica del taekwondista dentro del proceso. El profesor como facilitador, mediador, estratega, formador, un educador dentro del proceso.

Todo lo anteriormente expuesto se logra cuando se cumplen las siguientes exigencias psicopedagógicas para implementar la concepción desarrolladora en la preparación técnico-táctica:

  • Diagnosticar de manera integral los conocimientos, habilidades, hábitos, actitudes y valores que el taekwondista posee en el orden técnico-táctico,
  • Constatar en el diagnóstico no sólo el desarrollo actual (lo que sabe y sabe hacer el taekwondista de manera sólo) sino también su desarrollo potencial (aquello que puede llegar saber y saber hacer mediante la ayuda de otros), así como las características y la dinámica de su aprendizaje.
  • Propiciar la asimilación de los conocimientos (conceptos, leyes, principios, reglamentos, etc.), el dominio de las habilidades y el desarrollo de las actitudes y valores técnico-tácticos mediante la solución de problemas,  el juego y la competencia.
  • Garantizar una adecuada orientación didáctica de los objetivos en la unidad de entrenamiento.
  • Diseñar los contenidos técnico-tácticos como un sistema de conocimientos, habilidades y valores técnico-tácticos generales y esenciales.
  • Concebir las tareas técnico-tácticas en forma de sistema con diferentes niveles de exigencia, en la que los taekwondistas ejerciten acciones que se correspondan con el grado de desarrollo y preparación alcanzados por ellos.
  • Incluir la utilización de métodos y estrategias de aprendizaje que contengan procedimientos generales y específicos para la realización de las tareas técnico-tácticas.
  • Introducir la autoevaluación y la coevaluación del taekwondista en la dirección del proceso.
  • Evaluar el cumplimiento de los objetivos técnico-tácticos mediante la solución de problemas no conocidos, el juego y la competencia, en correspondencia con cada instancia organizativa, es decir, con los diferentes niveles de sistematicidad (unidad de entrenamiento, micro, meso, macrociclo; períodos y etapas).

En el orden didáctico, el desarrollo de la preparación técnico-táctica, debe expresarse en el sistema de sus componentes internos:

  • el problema, como situación problemática inherente a la preparación técnico-táctica que induce la necesidad de darle solución;
  • el objeto, parte de la realidad (preparación técnico-táctica) portadora del problema;
  • el objetivo, como propósitos y aspiraciones a lograr durante el proceso;
  • el contenido, como los conocimientos, habilidades, actitudes y valores técnico-tácticos que deben ser aprendidos por el taekwondista;
  • el método, como la vía y el modo de acción;
  • el medio, como soporte material;
  • las formas, como organización;
  • el control y la evaluación, comprobación del nivel alcanzado.

Todo ello bajo la aplicación de las leyes pedagógicas: la relación del proceso con el medio (problema, objeto, objetivo) y la relación interna dentro del proceso (objetivo, contenido, método, medio, forma, evaluación), la unidad de la instrucción y la educación, así como el cumplimiento de determinadas regularidades propias de este proceso (ley de la supercompensación, principios del entrenamiento deportivo, etc.). A continuación se expone y explica la propuesta.

SISTEMA PARA LA ORGANIZACIÓN Y DIRECCIÓN DEL TRATAMIENTO DIDÁCTICO DE LA PREPARACIÓN TÉCNICO-TÁCTICA DE LOS TAEKWONDISTAS DE ALTO RENDIMIENTO.

El sistema que se presenta, dentro de los elementos de entrada, parte de un diagnóstico que permite realizar una valoración del estado (actual y potencial) de la preparación técnico-táctica del taekwondista, constatándose los niveles de partida. Se prevé que este proceso se incluya dentro del diagnóstico integral que se le realiza al taekwondista, permitiendo constatar los conocimientos,  habilidades, hábitos, actitudes, valores técnico-tácticos que posee, así como las diferencias individuales y grupales, las regularidades y divergencias, las fortalezas y debilidades de cada taekwondista, posibilitando al profesor de Taekwondo trabajar desde el propio inicio con la individualidad, la colectividad y la diversidad.

Se parte de la consideración de diagnosticar  por Direcciones del Entrenamiento, en este caso, por direcciones tácticas o técnico-tácticas (ver artículo Direcciones tácticas en el entrenamiento de Taekwondo de alto rendimiento, publicado por Morales, 2010). Se prevé que el diagnóstico sea un “proceso de toma de decisiones sobre la base de un cimiento de información conscientemente recopilada, cuyo objetivo es diseñar un sistema coherente de acciones pedagógicas que satisfagan las necesidades específicas de cada individuo, que le permita alcanzar las metas, y que tiene un carácter pronosticador, personalizado, desarrollador, dinámico y continuo¨ (Borges Rodríguez, s.f., ISPFV).

Este proceso debe realizarse por etapas de la preparación, tomando como instancia principal el mesociclo. Los contextos donde se diagnosticará serán: los entrenamientos y las competencias. El resultado del diagnóstico a nivel didáctico se expresa en la determinación de los problemas técnico-tácticos, así como las necesidades y carencias a resolver en cada taekwondista y el equipo. Las fortalezas y debilidades de cada taekwondista.

Es importante que cada momento del proceso de preparación técnico-táctica se desarrolle en fase de acción compartida entre el profesor y los deportista, donde este último debe ocupar un papel activo, creativo, estratégico, reflexivo, independiente cooperativo en el proceso, por otro lado, el profesor debe ser un educador, facilitador, negociador, mediador entre los taekwondistas y el contenido técnico-táctico.

A partir de los resultados de la interpretación de la información sobre la valoración realizada del estado (actual y potencial) del nivel de preparación técnico-táctica del taekwondista al iniciar el proceso de preparación, se proyectarán las demás acciones didácticas del sistema.

Acciones de proyección, organización y planificación: Estas acciones, de proceso del sistema, garantizan, como su nombre lo indica, la proyección, organización y planificación de la preparación técnico-táctica a nivel de macro, meso, micro y unidad de entrenamiento). La efectividad de esta acción didáctica vendrá dada por el cumplimiento de los fundamentos metodológicos de los cuales se sustenta el sistema, descritos con anterioridad, así como con los requerimientos que a nivel de la Teoría y Metodología del entrenamiento se establecen para cada caso particular.

Es una exigencia del sistema que se propone, la proyección, organización y planificación de los contenidos técnico-tácticos a partir de las direcciones del entrenamiento (direcciones tácticas o técnico-tácticas), así como garantizar la distribución e interconexión de los contenidos tanto a nivel vertical como horizontal durante toda la etapa de preparación según la estructura que se adopte (ver artículo: Direcciones tácticas en el entrenamiento de Taekwondo de alto rendimiento publicado por Morales, 2010).

Es importante precisar, jerarquizar y determinar el orden de prioridad para resolver las principales carencias, necesidades, problemas detectados, así como para estimular las potencialidades descubiertas y su tratamiento a partir de las estructuras cíclicas del entrenamiento tomando en consideración la naturaleza de los problemas, las características de los taekwondistas, el tiempo y los medios disponibles, etc.

Un aspecto esencial en esta acción didáctica del sistema que se propone, lo constituye la proyección de las tareas a partir de las estructuras que permitan planear a corto, mediano y, largo plazo los componentes del sistema, tomando en consideración el empleo del mesociclo para la proyección, ejecución y control del trabajo técnico-táctico (Navelo 2004).

Una vez realizado lo anterior, a nivel de plan escrito, el sistema propone acciones de dirección y ejecución de la preparación técnico-táctica. Esta acción didáctica se realiza a nivel de microciclo y fundamentalmente de unidad de entrenamiento, como célula básica del proceso donde se producen las múltiples interacciones entre los componentes didácticos para concretar el sistema. Es en este espacio donde se resuelven los problemas, se estimulan las potencialidades o fortalezas, se minimizan las debilidades según corresponda, se satisfacen los intereses, motivaciones, necesidades, motivos de los taekwondistas, se ejecutan las acciones técnico-tácticas, se contextualizan-seleccionan los contenidos, los métodos, medios, las formas de organización, el control y la evaluación en forma sistemática que fueron proyectadas desde el macrociclo.

Las acciones de dirección y ejecución, dentro del sistema, se realizará a partir de la selección, articulación e integración de acciones didácticas formales, no formales e informales. Dentro de las acciones didácticas formales se encuentran: (escuelas de combate (asaltos): libres, autodirigidos, dirigidos, condicionados; sombra con y sin implementos; trabajo individual, en parejas y en pequeños grupos; combate de entrenamiento (libre, dirigido, condicionado), etc. Se incluyen también conferencias especializadas, seminarios, talleres, debates científicos, el diálogo permanente, análisis de competencias (videos, observación de combates), entre otras, que complementen la preparación y posibiliten el estudio, la socialización de resultados, se promueva la reflexión conjunta de los procesos seguidos, así como se asuman posiciones desde concepciones teóricas y prácticas en correspondencias con las demandas y exigencias del Taekwondo contemporáneo.

Dentro de las acciones no formales se encuentran: los espacios de reflexión. Entrenamiento mental. Técnicas de Dinámicas de Grupos: Tormenta de Ideas (Versión oral y escrita). Técnica para el ejercicio del pensamiento lateral. Visitas a unidades de entrenamiento. Encuentros con personalidades relevantes y Glorias del Deporte del territorio y a nivel nacional. Encuentro con capitanes de equipos del deporte y de otros deportes. Entrenamientos en técnicas de relajación, activación, gimnasia tradicional, etc…

Como acciones informales en el sistema se incluyen la interacción del taekwondista con los grandes medios de comunicación: la radio, la televisión, el cine, las publicaciones periódicas y no periódicas, juegos electrónicos, consultas a Internet, visitas a las bibliotecas escolares, los software educativos, entre otros que posibilitan el estudio, la autopreparación y la superación constante y permanente como vía necesaria y obligatoria para desarrollar la inteligencia (Sagarra, 1998) y la creatividad del taekwondista.

En torno a los componentes didácticos, en la unidad de entrenamiento, para la formulación, derivación, conceptualización de los objetivos (¿por qué? y ¿para qué?), se deben tomar en consideración una serie de criterios que garantizan su contextualización para la preparación técnico-táctica (Ver artículo de Formulación de objetivos en Taekwondo, publicado por Alvarez, 2009).

Los contenidos técnico-tácticos (¿qué enseñar?, ¿qué aprender? ¿qué entrenar?), por su parte, garantizará en forma unitaria, el sistema de hechos, conceptos, principios, reglas, hábitos y habilidades, estrategias, conductas, capacidades, sentimientos, actitudes, normas y valores, etc., técnico-tácticos, en relación con los objetivos y el problema a resolver. Los contenidos tienen su expresión en las direcciones tácticas o técnico-tácticas del Taekwondo. (Ver artículo: Direcciones tácticas en el entrenamiento de Taekwondo de alto rendimiento publicado por Morales, 2010 y el artículo: La preparación táctica del Taekwondo. Concepciones, publicado por González Núñez, 2009).

Los métodos (¿cómo enseñar, aprender y entrenar?) garantizan el sistema de acciones que regula la actividad del profesor deportivo y los taekwondistas en función de la solución del problema y el logro de los objetivos. Se asumen aquellos métodos que respondan a un cambio educativo en la forma de organizar y dirigir la preparación técnico-táctica, en este sentido, se utilizarán el estándar, el variable, el juego, el competitivo, y la modelación. Un lugar importante lo ocupan los métodos activos y problémicos como: la exposición problémica. La búsqueda parcial. La conversación heurística. El método investigativo. Así como aquellos expuestos por Morales (2000), estos son: la modelación, la reciprocidad, la alternancia, problematización, progresividad.

Los medios (¿con que enseñar, aprender y entrenar?) que se seleccionen deben orientarse a resolver el problema detectado y a lograr las metas proyectadas. En la propuesta se incluyen: ejercicios de desarrollo general, ejercicios especiales y ejercicios competitivos aplicados íntegramente según su particularidad, para cada momento, que garanticen el logro de una adecuada preparación técnico-táctica y predisposición competitiva.

Las formas de organización (¿cómo organizarnos en función del espacio y el tiempo, del enseñar y el aprender?) garantizarán el desarrollo del proceso. Se deben utilizar variedad de formas tanto individual como grupales de modo que se logre la sociabilidad como es el trabajo en pequeños grupos con características comunes (parejas, tríos, cuartetos, etc.), y todas aquellas que permitan la creación de un clima de distensión, alegría, el control de las manifestaciones negativas y de agresividad, la estimulación a los más débiles, tímidos y pacíficos, así como estimular la risas colectivas en las sesiones de entrenamiento que se planifiquen.

El control y la evaluación (qué, para qué y cómo evaluar) permitirán constatar los aciertos y desaciertos producidos durante el tratamiento didáctico seguido, permitiendo valorar tanto el proceso seguido como el resultado que se obtiene (acciones de control y evaluación).

En el sistema se utilizarán: test pedagógicos técnico-tácticos, control de rendimiento en entrenamientos, control de rendimiento técnico-táctico en competencia (competencias preparatorias y fundamentales). También se utilizarán el estudio sistemático de contrarios, análisis (individual y colectivo) de competencias, experimentos, pruebas médicas y psicológicas, etc., es decir, todos aquellos elementos que nos permiten obtener información sobre el estado de entrenamiento y el estado competitivo individual del taekwondista.

De acuerdo con los objetivos previstos en el sistema, la salida esperada constituye el mejoramiento de la organización y dirección del tratamiento didáctico de la preparación técnico-táctica expresada en un taekwondista preparado a nivel técnico-táctico para: resolver de manera independiente, inteligente y creativa los problemas técnico-tácticos en los contextos de actuación. Participar de forma activa, consciente, reflexiva en su propio proceso de preparación técnico-táctica. Extrapolar los conocimientos, habilidades, valores y actitudes, etc., adquiridos en nuevos contextos y situaciones.

También se espera que se beneficien del sistema los profesores de Taekwondo los cuales estarán en mejor condición para concebir, organizar, planificar, dirigir, ejecutar, controlar y evaluar de manera científica el proceso, así como se facilita su participación como facilitador, mediador, formador de la preparación técnico-táctica, convirtiéndolo en un verdadero educador, permitiéndole sistematizar  la información científica respecto a la preparación técnico-táctica.

BIBLIOGRAFIA.

  1. Alvarez Bedolla A. Definición del Campo Táctico del Taekwondo. Revista Digital https://www.sobretaekwondo.com
  2. Fargas, Ireno, TAEKWONDO, Alta competición. — España Ed. Comité Olímpico Español; 1993.
  3. Forteza de la Rosa, A. (1988) Bases metodológicas del entrenamiento deportivo. La Habana. Editorial Científico- técnica.
  4. González Núñes A. M. La preparación Táctica del Taekwondo-Concepciones. Revista Digital www.sobretaekwondo.com.                                                           
  1. Mahlo, F. (1985) La acción táctica en el juego. Ciudad de la Habana. Editorial Pueblo y Educación.
  2. Morales Cuellar, Y. Sistema para el tratamiento didáctico de la preparación técnico-táctica del taekwondista escolar. http://www.monografias.com/trabajos79/tratamiento-preparación-táctica-taekwondista-escolar/tratamiento-preparacion-tactica-taekwondista-escolar.shtml.
  3. ________________. (2001) Diagnóstico sobre el estado de preparación táctica de los taekwondistas del alto rendimiento de la provincia de Villa Clara. ISCF” Manuel Fajardo”.
  4. ________________. Molerio García, M. (2003) Orientaciones metodológicas para desarrollar el pensamiento táctico en taekwondocas escolares del alto rendimiento de Villa Clara. ISCF” Manuel Fajardo”.
  5. _________________. Reyes Bazán, E.; Rodríguez García, Y. (2006) Propuesta de acciones para potenciar el desarrollo de los componentes psicológicos que sustentan la preparación táctica de los taekwondistas juveniles de la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (ESPA) de Villa Clara. ISCF” Manuel Fajardo”.

MsC. Yoel Morales Cuellar

Exclusivo para www.sobretaekwondo.com

Déjenos sus comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Alert: Content is protected !!