(786)-408-4760
contacto@sobretaekwondo.com

Artículo
25 Mar 2018

Principios pedagógicos para la enseñanza de las artes marciales.

INTRODUCCIÓN:

El éxito en el aprendizaje de cualquier actividad depende fundamentalmente del proceso de enseñanza que se utilice. Es por ello, deben respetarse todos los componentes de ese proceso, así como la relación entre ellos.

Uno de los primeros y decisivos momentos del proceso de enseñanza, lo constituye los principios pedagógicos, definidos por Danilov, D. (1989) “Posiciones rectoras de partida que determinan el modo de la enseñanza en correspondencia con los objetivos trazados”. Esos principios son básicos para la enseñanza de cualquier actividad, y en el caso del deporte se utilizan igualmente (con ligeras modificaciones) de acuerdo a las exigencias específicas de ese contexto.

Una de las especialidades deportivas son las artes marciales, pero debido a la predominancia de formación empírica de sus entrenadores, unido al “divorcio” que en muchos casos se observa con la ciencia, por la creencia que afecta la esencia tradicional (Video); se observa que el proceso de enseñanza marcial presenta múltiples posibilidades de perfeccionamiento en su camino a la excelencia.

DESARROLLO:

Sobre el tema de los principios pedagógicos (y deportivos) se han pronunciado una importante cantidad de autores, entre los cuales existe una gran conciliación en los criterios planteados.

En el caso de las artes marciales, por el contrario, no se ha encontrado información al respecto. Los principios (preceptos, postulados, etc.) que se han encontrado en las diversas artes marciales están enfocados en la práctica (y consecuentemente dirigidos a los practicantes o alumnos), mas no se ha encontrado ninguna indicación relacionada con la enseñanza (dirigida a los maestros)

Por ese motivo, en el presente material, se redefinen los principios pedagógicos (y de entrenamiento deportivo) contextualizados para la solución de algunas deficiencias observadas en el proceso de enseñanza de las artes marciales, quedan de la siguiente forma.

Principios pedagógicos para la adecuada enseñanza de las artes marciales.

  1. Principio educativo de la enseñanza: Este principio se basa en que nunca se debe olvidar que, más que campeones, cinturones avanzados, personas felices y saludables, u otro objetivo parcial; el objetivo supremo de las artes marciales constituye la formación de mejores seres humanos, integrantes de una sociedad en la que deben convivir armónicamente con otros.
  2. Principio de la adecuada relación profesor – alumno durante la enseñanza: Este principio se basa en que las artes marciales deben adecuarse a la pedagogía actual internacional, que se estructura en base a procesos de convencimiento y respeto, es por ello que debe prestarse atención al tono de voz, la terminología utilizada y otros aspectos que pudieran ser intimidantes; los cuales no solo afectan el proceso de enseñanza, sino también la personalidad del alumno.
  3. Principio científico de la enseñanza: Este principio se basa en que  en la enseñanza de las artes marciales deben utilizarse los conocimientos pertenecientes a las ciencias relacionadas con el contenido y la metodología a enseñar, de modo tal que el alumno pueda comprender a plenitud su esencia.
  4. Principio de la enseñanza personalizada: Este principio se basa en que las artes marciales deben enseñarse de acuerdo a las particularidades, posibilidades e intereses individuales de cada alumno; teniendo además en cuenta las condiciones de su propio contexto.
  5. Principio de la planificación sistémica de la enseñanza: Este principio se basa en que  en las artes marciales se debe contar con una planificación que articule de forma lógica las acciones a realizar en la enseñanza para cumplir los objetivos a lograr a corto, mediano y largo plazo, evitando así el empirismo e improvisación.
  6. Principio de la orientación integral de la enseñanza: Este principio se basa en que las artes marciales deben ser enseñadas en toda se extensión con un enfoque holístico, de modo tal que esté orientado integralmente a satisfacer las demandas de todas las dimensiones de la vida. Así podrá ser útil en cualquier momento, lugar y circunstancia de la vida; como salud física y mental, autodefensa, recreación, competencias, rescate de las tradiciones y filosofía de vida entre otros. En ese mismo sentido, debe garantizarse que al alumno aprenda todos los contenidos de manera inter relacionada, para que comprendan las artes marciales como un todo.
  7. Principio de la concientización de la enseñanza: Este principio se basa en que las artes marciales debe ser enseñado a través de todos los sentidos, de modo tal que el alumno pueda vivenciar cada acción de acuerdo a su lógica e intención, propiciando su interiorización.
  8.  Principio de la creatividad de la enseñanza: Este principio se basa en el desarrollo de competencias mediante las artes marciales, donde lo más importante no es el conocimiento y experiencia recibida, sino lo que la persona es capaz de hacer con ellos. En ese sentido, el proceso de enseñanza de las artes marciales debe fomentar en los alumnos el rol creativo, de modo tal que puedan innovar sobre la base de lo aprendido, no solo para dar la mejor respuesta a cada problema, sino para encaminarse como futuros líderes de cambios más trascendentes.
  9. Principio de la gradualidad de la enseñanza: Este principio se basa en que las artes marciales la enseñanza debe avanzar progresivamente a instancias de exigencia y complejidad cada vez superior. De ese modo debe transitar de lo simple a lo complejo, de lo abstracto a lo concreto y de la teoría a la práctica. Para ello, igualmente, debe prestarse singular atención en las posibilidades y limitaciones de los alumnos, para decidir el punto de partida y llegada del proceso de enseñanza.

CONCLUSIÓN:

No solamente por el minucioso y prolongado análisis realizado para la redefinición teórica de estos principios, sino también luego de los resultados prácticos obtenidos como consecuencia de su aplicación práctica; es posible afirmar que mediante su utilización se puede garantizar la optimización del proceso de enseñanza de las artes marciales. Es por ello que se anima a toda persona que enseña artes marciales a que los incorpore en su labor diaria, para beneficio de ellos, de sus alumnos, de la sociedad, y del arte marcial en sí mismo.

PRINCIPAL BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

  • Arnaz, J., “El curriculum y el proceso de enseñanza-aprendizaje.” Editorial Trillas, México. 1992.
  • Draegger, D., “The Martial Arts and Ways of Japan: Classical Bujutsu.” John Weatherhill, Inc. Tokyo 1974.
  • Forteza, A – Ranzola, A., “Bases metodológicas del entrenamiento deportivo”. Editorial Científico-técnica, Ciudad de La Habana, 1986.
  • González, R., “Perfeccionamiento curricular del proceso de preparación física mediante la introducción de contenidos de la Cultura Física Oriental, para complementar e intensificar los efectos de las cargas de entrenamiento ¿Soluciones milenarias a situaciones actuales?” Revista digital Efdeportes. Buenos Aires. Año 7 No. 34. Abril 2001.
  • Gunmerson, T., “Teoría del entrenamiento de las artes marciales”. Editorial Paidotribo. Barcelona, 1993.
  • Jurgen, W., “Entrenamiento óptimo”. Editorial Hispano Europea, S. A. Barcelona, 1994.
  • Manso, J., “Bases teóricas del entrenamiento deportivo”. Gymnos, Editorial Deportiva, S. L. Madrid, 1996.
  • Ong, K., “The ultimate martial arts work out”. Nebulae Productions, Inc. New York, 1986.
  • Posner, J., “Análisis de currículo”. Segunda Edición. Dvinni Editorial Ltda, Colombia, 1998.
  • Savin, N, V. “Pedagogia”. Progreso, Moscú, 1972.
  • Verkhoshansky, Y., “La programación de las cargas de entrenamiento.” Editorial Moscú. Moscú, 1985.
  • Yates, D., “The Demystification of Ki. Spiritual aspects of the martial arts.” a-kato.org/keith-yates2.html. Master thesis. Teologycal Seminary, Dallas, 1999.

Dr. Roberto Gonzalez

Exclusivo para www.sobretaekwondo.com

Déjenos sus comentarios

Leave a Reply

Compartir
error: Alert: Content is protected !!