(786)-408-4760
contacto@sobretaekwondo.com

Artículo
Áreas octagonales de competencia en Taekwondo.
27 Jul 2014

Nuevas tendencias del entrenamiento en Taekwondo

Con los cambios constantes al reglamento de competencia se ha propiciado de igual forma cambiar el estilo de combate, la modificación del área de competencia cuadricular a una octagonal trae algunas consecuencias, los sensores electrónicos en los protectores cefálicos de igual forma ha modificado la técnica e incluso el aspecto táctico.  El uso de los puños, la forma de decidir a un ganador si empatan incluso en el cuarto asalto (punto de oro), el tipo o marca del peto electrónico,  aunado a la tendencia de patear con la pierna adelantada sin bajar el pie, chocando de manera constante las piernas y enlazando dos, tres o más técnicas buscando impactar al contrario, son aspectos que marcan una tendencia. En el presente documento abordaremos cada uno de los aspectos mencionados.

Desarrollo

El último cambio realizado al reglamento de competencia se llevó a cabo en la 25 Asamblea General de la World Taekwondo Federation, celebrada en China Taipéi en marzo de 2014. Dentro de las principales modificaciones se destaca la del artículo 3 referente al área de competencia, donde fue aprobado la implementación de áreas octagonales que deben contar con una cuadrado de no menos de 10×10 metros y no mayor de 12×12 m. En el cual contendrá en su interior un octágono de 8 metros de diámetro y cada lado del octágono de 3.3 m aproximadamente de longitud. (Ver fig 1.)

Áreas octagonales de competencia en Taekwondo.

Con este cambio se han observado algunas tendencias competitivas que impactan en el entrenamiento, por ejemplo: los deportistas desean mantenerse al centro del área, pero para lograr eso hay mayor golpeo, propiciando esta acción choque constante en las piernas. Entonces se está cambiando el aspecto táctico, ya que se vuelven más ofensivos los competidores. Asimismo el fortalecimiento de las piernas ya no solo tiene el objetivo de patear con mayor potencia y rapidez, sino que ahora es para soportar el constante golpeo, eso modifica sin lugar a dudas los métodos y contenidos de la preparación de fuerza de los competidores.

Una tendencia que ya se había observado desde hace algunos años es patear con la pierna adelantada, pero además sin bajar la pierna (Ver fig. 2). Esta condición genera cambios en la estructura del contenido del entrenamiento, ya que involucra mayor dominio de los elementos técnicos sobre la base del equilibrio, de la fuerza isométrica y obviamente de la flexoelasticidad o movilidad articular e incluso un mayor desarrollo de aductores y abductores para garantizar la elevación de la pierna y mantener el soporte con un pie.  También es cierto que generalmente el impacto a la cara no es inmediato, sino después de intentar dos o tres técnicas previas ya sea al peto e incluso a la misma cara.  Otro aspecto muy notorio es que al usar cascos electrónicos, la potencia en el pateo no es tan relevante como la precisión y habilidad para conectar dos técnicas seguidas sin bajar la pierna y alcanzar seis puntos en una acción.

Pateo con pierna adelantada, una tendencia de la competencia en taekwondo.

A pesar de que aun sigue siendo predominante el pateo al peto, cada día, las opciones y variantes a la cara son mayores, por ejemplo algunos datos estadísticos derivados del análisis de competencias que hemos estudiado, indican que del 100% de técnicas ejecutadas 69% fueron al peto, mientras 31% fue a la cara (ver gráfica 1). Asimismo del total de técnicas 68% fueron de ataque y 32% en contraataque. Aspecto que indica claramente la tendencia ofensiva de la mayoría de los competidores. Un desglose de las técnicas nos revela que el 42% fueron ataques al peto, mientras que 26% fueron ataques a la cara; 27% fueron contraataques al peto y 5% contraataques a la cara (ver gráfica 2).

Ante estos datos, se debe tener claro que a pesar de que aún prevalece el uso y frecuencia de patadas al peto, el mayor puntaje es con patadas a la cara. Es decir, de 37 técnicas ejecutas a la cara se propiciaron 111 puntos, mientras que de 58 técnicas al peto solamente se lograron 66 puntos. Entonces si bien es cierto que hay mayor cantidad de pateo al peto, también es cierto que hay mayor eficacia en el pateo a la cara. De ahí que una tendencia actual del entrenamiento sea el constante ataque y con técnicas al rostro o protector cefálico.

También es preciso señalar que una tendencia que se ha observado es el mayor uso de los puños para lograr puntos. Muchos competidores han adoptado esta técnica de manera efectiva e incluso han ganado por acertar varios puntos en un combate. También es cierto que cuando se ocupan los protectores cefálicos  electrónicos es cuando mayor puntaje se logra a través de esta técnica.

Como se ha dicho anteriormente, las técnicas de pateo se han ido modificando en función de diversos factores, principalmente por el reglamento de competencia, por el tipo de peto electrónico y por sensores electrónicos en los cascos fundamentalmente. Esta situación propicia ciertas modificaciones, por ejemplo, la mayoría de los competidores realiza todo su accionar técnico táctico cubriendo el peto, es decir, evitando que su rival active los sensores del peto, lo que supone entonces, que el cubrir o bloquear las técnicas de los adversarios es una situación determinante del rendimiento. Esto conlleva a una modificación de la estructura de la técnica deportiva. Quienes han desarrollado esta habilidad no solo evitan que les conecten puntos, sino que además, logran estresar al rival y aprovechan esta situación para mejorar sus ataques. Aunque también es preciso mencionar, que derivado de estas acciones las lesiones en muñecas, dedos de la mano y antebrazo han aumentado considerablemente.

Por otra parte, decíamos que las técnicas de pateo han ido sufriendo modificaciones interesantes que distan mucho de la elegancia característica del taekwondo marcialista. Ahora es posible ver patadas en corto con la pierna flexionada hacia dentro par impactar al peto en un clinch, así como también, la patada llamada escorpión, que se trata de una especie de ti chagui pero sin girar y ejecutándola por detrás de la espalda.  Esta y otras variantes más son las que actualmente ocupan los deportistas dentro del área de combate.

Otras variantes

Sin lugar a dudas otro aspecto que modifica el estilo de combatir en los taekwondoines es el tipo de peto electrónico, hasta ahora han sobresalido dos marcas: Daedo y KP&P. En ambos casos esta definido el nivel de potencia de acuerdo a la división de peso según lo indica el reglamento. Pero en el caso del peto Daedo resulta más factible conectar puntos, incluso hay ocasiones en que el adversario puede meterse puntos el mismo si entra en un ataque y el adversario con el empeine arriba lo recibe. Estos aspectos cambian drásticamente el modo de combatir. Caso contrario con los petos KP&P donde se requiere de mayor potencia y precisión para lograr los puntos, incluso hay técnicas que no entran o no propician puntos en el rival, como por ejemplo la técnica de patear de lado con pierna adelantada ya sea para impactar o empujar. De igual forma resulta muy difícil meter dos puntos pateando con la misma pierna sin bajar el pie, cosa que es más factible hacerlo en un peto Daedo.

Por lo anterior creemos que el competidor debe adaptarse al estilo de combatir de ambos petos electrónicos, ya que ambos son oficiales y en cualquier evento se pueden presentar. Sin embargo, el entrenamiento técnico sufre sensibles modificaciones que impactan directamente en los aspectos tácticos del competidor.

Aunado a los aspectos señalados con anterioridad se suman otros factores que propician las nuevas tendencias del entrenamiento, en este caso nos referimos a la frecuencia constante de participación en eventos competitivos.  Resulta interesante preparar a los deportistas para competir entre 8 y 12 eventos al año, la mayoría de estos con carácter clasificatorio o más aún por lograr puntos para sumar al ranking. En la tabla siguiente (ver tabla 1) vemos un ejemplo del calendario competitivo de la selección nacional juvenil de taekwondo correspondiente al año 2013.

Tabla 1. Calendario competitivo de la Selección Juvenil Mexicana de Taekwondo del 2013.

Ante una serie de varios eventos competitivos resulta muy complejo, diseñar planes de entrenamiento que respondan a las necesidades actuales competitivas. Sin embargo, es un hecho que cada día participan los competidores en diversos eventos, luego entonces se debe diseñar una preparación lo mas real y especifica posible para cumplir con los compromisos.

Nuestra propuesta en este sentido se encamina al uso del Modelo Bifásico de Planificación,   mismo que pretende optimizar el tiempo de la preparación deportiva,  bajo el criterio de seleccionar las direcciones de entrenamiento deportivo que requiere el competidor de taekwondo. Este proceso emana de un análisis minucioso de la actividad competitiva. De tal suerte que encontraremos en dicho análisis direcciones que van a condicionar el rendimiento, como el caso de la resistencia aeróbica, la fuerza máxima, la velocidad de reacción, la flexoelasticidad y la técnica, entre otras; así como las direcciones que van a determinar el rendimiento del competidor, en este caso, las direcciones principales son la táctica, con su correspondiente desglose de contenidos y la resistencia especial competitiva, que es la suma de factores que confluyen en el acto de combatir, como la resistencia a la velocidad, resistencia a la fuerza explosiva y resistencia a la fuerza entre otras.

El modelo bifásico además esta constituido por dos fases de preparación, la primera fase es cuantitativa, que es donde se preparan las condiciones previas para los requisitos específicos del competidor, y en donde mayormente se da prioridad a las direcciones que condicionan el rendimiento deportivo. Aunque también es preciso señalar que de igual forma se desarrollan direcciones determinantes, pero con volúmenes discretos que permiten ir afianzando paulatinamente las exigencias reales del combate. Posteriormente la fase siguiente es la cualitativa, en ella el énfasis de la preparación esta en función de la táctica y la resistencia especial competitiva, lo que es lo mismo, las direcciones determinantes del rendimiento. Aquí es donde se perfecciona el pensamiento táctico y se prioriza el aspecto competitivo. Sin embargo, de igual forma se sigue manteniendo el trabajo de direcciones condicionantes con la finalidad de buscar dar continuidad en la preparación para los sucesivos eventos y para lograr una mejor salud y armonía ante las exigencias innatas del deporte de alto rendimiento.  El siguiente esquema (ver esquema 1) nos permite darnos una orientación sobre algunas direcciones desarrolladas en ambas fases.

orientación sobre algunas direcciones desarrolladas en ambas fases.

Esquema 1.  Fases del modelo bifásico

Finalmente debemos señalar a manera de resumen que las tendencias actuales del entrenamiento de taekwondo, según  nuestro criterio son las siguientes:

 

El entrenamiento específico, muchos autores coinciden con este aspecto, pero creemos que aun es un tema poco comprendido, ya que se tiende a confundir lo especifico con lo especial. En este sentido lo especifico se refiere a los gestos y compromisos energéticos solicitados en situación competitiva, mientras que lo especial se refiere a los movimientos característicos del deporte. Entonces esto marca una diferencia sustancial en el proceso de entrenamiento, donde debemos lograr recrear las sensaciones psicológicas, en los contenidos tácticos que por ende se conforman de las diferentes técnicas bajo una demanda energética que compromete el sistema muscular, osteoarticular y respiratorio.

 

Al disponer de poco tiempo para la preparación, se hace necesario combinar ejercicios generales con específicos. Esto trae como consecuencia optimizar la preparación y ganar tiempo en el proceso de transferencias funcionales. Si bien es cierto que la tendencia es el entrenamiento específico, también es cierto que tratándose de atletas juveniles que están en proceso de formación y además en muchos casos de crecimiento, se requiere seguir desarrollando bases de la preparación deportiva principalmente de carácter aeróbico y muscular. Sin embargo, con el afán de resolver de manera favorable sus compromisos actuales competitivos, sugerimos la combinación de ejercicios generales y específicos, con la intensión de ganar terreno en la preparación del deportista. Esto además contribuye a reducir el peso corporal, evitar lesiones, crear bases mas sólidas  funcionales, entre otros aspectos.

Las transferencias de la fuerza explosiva y a la velocidad, son esenciales para mantener la potencia en pateo y soportar altas cargas de fatiga en el combate. Obviamente se requiere de entrenamientos previos encaminados a la fuerza máxima y a soportar la fatiga mediante esfuerzos interválicos. Este aspecto de transferir las ganancias de fuerza explosiva y resistencia a la velocidad son esencialmente en el transito de la fase cuantitativa a la fase cualitativa.

Por último el modelar la competencia y controlar los indicadores de rendimiento son de igual forma las tendencias actuales para dirigir el entrenamiento deportivo, mientras mayor conocimiento tengamos del actuar competitivo de nuestros atletas, mejor podremos modelar y establecer cargas óptimas de trabajo y recuperación.

Referencias

Gómez Castañeda, P & Álvarez, Alain. (2013).  Consideraciones técnicas, físicas, tácticas sobre el Mundial de taekwondo 2013.  https://sobretaekwondo.com  Revista Digital – Miami- Año 2013.

Gómez Castañeda, P & De Lucio, Víctor (2007). Modelo bifásico de planificación del entrenamiento deportivo. http://www.efdeportes.com/ Revista Digital – Buenos Aires – Año 12 – N° 108 – Mayo de 2007

Gómez Castañeda, P. (2004). Taekwondo. Teoría y metodología de la preparación competitiva. México, FMTKD

MsC. Pedro E. Gómez Castañeda

Exclusivo para www.sobretaekwondo.com

Déjenos sus comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Alert: Content is protected !!